miércoles 06 de diciembre de 2023 - Edición Nº1827

País

lo que hay que saber

¿Por qué privatizar YPF, una empresa que genera ganancias y es insignia de la recuperación hidrocarburífera?

La motosierra del electo presidente de los argentinos y argentinas Javier Milei, se puso en marcha desde el minuto cero. Así y paradójicamente en el Día de la Soberanía, comenzó la confirmación de la serie de dramáticas medidas prometidas en campaña, entre ellas el avance sobe las empresas públicas, específicamente YPF, pese a los registros récords de ganancias y producción.



Tras su victoria en las elecciones, el líder libertario habló con Radio Mitre y reafirmó su postura de vender estas entidades estatales. "Todo lo que pueda estar en manos del sector privado, estará en manos del sector privado", declaró Milei, y la incógnita se abre en torno al porqué de la premura, y si la misma obedece o no a las medidas “sin anestesia” para alcanzar la promesa de dolarización. 
Respecto a YPF, Milei expresó la necesidad de recomponerla, criticando el deterioro que, según él, ha sufrido la empresa desde su estatización. "Desde que el señor [Axel] Kicillof decidió estatizarla, el deterioro que han hecho de la empresa en términos de resultados para que valga menos que cuando se la expropió... Evidentemente lo primero que hay que hacer es recomponerla", afirmó.
Lo cierto es que las apreciaciones del ahora electo presidente no coincidirían con los números de la compañía, que precisamente días atrás detalló que durante el tercer trimestre de 2023 registró un alza de producción del 5% en petróleo y del 3% en gas natural, apalancados por el muy buen desempeño de las operaciones en Vaca Muertas.
Al comunicar sus resultados al mercado, la empresa precisó que las ganancias antes de impuestos, intereses y amortizaciones (EBITDA) alcanzaron los 926 millones de dólares.

Asimismo, la petrolera detalló que "en los primeros nueve meses del año se llevan invertidos más de 4.200 millones de dólares, lo cual representa un incremento de más del 50% en dólares respecto del mismo período de 2022". En ese sentido reafirmó "la intención de completar su plan de inversiones para todo el año que se estima va a superar los 5.000 millones de dólares".
Más números concretos
En ese mismo marco, la empresa subrayó que la producción total de hidrocarburos durante el tercer trimestre totalizó 520 mil barriles equivalentes diarios. La producción de petróleo promedió los 237 mil barriles diarios, un crecimiento del 5% respecto al tercer trimestre de 2022, mientras que en gas se incrementó un 3% respecto al trimestre anterior y ascendió a 37,5 millones de metros cúbicos diarios.
Adicionalmente, en este período la compañía continuó incrementado sus exportaciones de petróleo neuquino a Chile a través del Oleoducto Trasandino, el cual inició sus operaciones en el trimestre anterior.
Asimismo, la compañía puntualizó que "la actividad no convencional continuó siendo el principal eje de crecimiento de YPF. La producción total de shale llegó a un nuevo récord y durante el tercer trimestre representó más del 45% de la producción total de la compañía". La producción de crudo no convencional mostró un crecimiento del 20% mientras que la de gas no convencional aumentó un 6%, en relación con igual trimestre del año anterior.
Este crecimiento se apalanca nuevamente en las mejoras operativas desarrolladas por la compañía en el desarrollo de sus campos en Vaca Muerta, donde se alcanzaron nuevos topes de eficiencia en los tiempos de perforación y fractura de pozos, con un promedio de 297 metros por día en perforación y 217 etapas por set por mes en fractura.
Por el lado de los segmentos de industrialización y comercialización, YPF agregó que "los volúmenes vendidos de combustibles en el mercado local en el tercer trimestre alcanzaron un nuevo máximo histórico, creciendo un 3% en comparación al trimestre anterior".
Expuesto así el detalle del funcionamiento de la empresa la insistente decisión de avanzar en la privatización, a todas luces encuadraría dentro de un posible plan de Milei para conseguir con relativa rapidez el enorme colchón de divisas necesarias para encarar el prometido plan de dolarización de la economía.
Vieja receta, viejos dolores
No obstante, lo cierto es que la receta de vender activos estratégicos para encauzar una política cambiaria neoliberal y asegurar grandes negocios al capital extranjero a cambio de inyección de divisas ya se cocinó durante el primer período de Menem, máximo referente del presidente libertario. 
Lo que Milei y su equipo omiten al despreciar la estatización de YPF, es un detalle del relato de cómo funcionaba en ese momento Yacimientos Petrolíferos Fiscales, sobreexplotado en sus reservas, que se monetizaban, fugando hacia España los recursos nacionales. Todo esto sin contar en gran detalle, las miles de pérdidas de fuentes laborales genuinas, sobre todo en el norte del país con un  correlato de la supuesta transformación empresaria de YPF que devino en que de los 51.000  trabajadores en todo el país, que tenía antes de su privatización, quedaron 5.690 en 1995, es decir, una reducción del 88,9% en apenas 6 años a través de una sistemática política de retiros voluntarios, jubilaciones anticipadas, despidos directos y cesantías.
A partir de su reestatización, YPF comenzó a revertir en términos de producción e inversión, y no sólo lo comprueban los números anteriormente expresados, sino las ganancias del año pasado. Además, YPF tiene presencia en las energías renovables (YPF Luz), en la investigación alrededor de la cadena de valor del litio a través de Y-TEC y podría tener un lugar destacado en el sector del hidrógeno verde.
YPF tiene reservas de hidrocarburos valorizadas en 75 mil millones de dólares que podría poner en producción inmediatamente o en el cortísimo plazo y recursos que superan los 200 mil millones para explotar en el largo plazo. A esto habría que adicionarles las reservas y recursos a descubrir en la formación Palermo Aike y en las áreas Off Shore y el enorme potencial de Vaca Muerta, que ofrece un horizonte histórico de crecimiento, que de privatizarse no sólo quedaría truncado sino que las consecuencias de este avance serían incalculables. 
 

Temas de esta nota:

YPFPRIVATIZACIÓNJAVIER MILEI

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

3