lunes 26 de febrero de 2024 - Edición Nº1909

País

en la UBA

Más cruces y chicanas para el segundo debate presidencial

El correlato de exposiciones y cruces de los cinco candidatos presidenciales subió la temperatura este domingo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Los tópicos abordados fueron Seguridad, Trabajo y producción; Desarrollo humano, vivienda y protección del ambiente.



Los moderadores en este segundo intercambio fueron los periodistas Marcelo Bonelli, Mariana Verón, Sergio Roulier y Soledad Larghi.

Los cruces más picantes otra vez tuvieron como foco a Patricia Bullrich, que pasó factura de los últimos escándalos a Segio Massa; a Javier Milei, que acusó a Bullrich de "asesina montonera"; y Massa que trató de irrespetuoso con las mujeres a Milei, y de "vulgar y grosera" a la candidata de Juntos. No obstante y en ese marco, la izquierda aprovechó para fustigar a Milei en un cruce que calentó la jornada, y las réplicas de Juan Schiaretti a Massa en el tópico que abordó  el desarrollo de las economías regionales.  Así, en el arranque de este segundo capítulo, Milei, Massa, Bullrich y Schiaretti se solidarizaron con Israel por los ataques que mantienen consternada a la humanidad.

A continuación, Patricia Bullrich expuso en primer lugar y  lanzó munición pesada al candidato de Unión por la Patria por el escándalo del ex jefe de gabinete bonaerense, Martín Insaurralde, y apuntó también a Javier Milei asegurando que "se asoció con Massa".

Por su parte, Schiaretti insistió en superar el "desastre económico que han hecho los gobiernos de la grieta", mientras que Massa se posicionó proactivo e insistió que: "No vengo con chicanas, vengo a proponer". Por último Myriam Bregman advirtió que "no queremos más corruptelas" y lanzó: "otros aparecen como lo nuevo y son la vieja derecha pero un poco despeinada".

El primer tópico estuvo vinculado a Seguridad, y la ex ministra macrista aprovechó la instancia para recordar lo que consideró hitos de su gestión: "defendemos a los ciudadanos, no como el kirchnerismo, y Milei quiere liberar las armas que caen en el narcotráfico". Además aseguró que ingresará a Rosario para combatir el narcotráfico, y el cambio en la edad de imputabilidad a los 14. "El que las hace, las paga", insistió.

En su propuesta, Schiaretti expresó que "hay que acabar con la puerta giratoria", y propuso modificaciones en el código penal, el código procesal, y la baja en la edad de imputabilidad, contemplando disposiciones de la ONU y UNICEF.

La propuesta de Massa giró sobre los ejes de la prevención y la reforma de leyes para pelear contra el crimen. Asimismo, prometió la creación de un FBI argentino y comparó los logros de su gestión en el municipio de Tigre, del que aseguró "es el más seguro del conurbano".

Bregman aseguró a su turno que: "no hacemos demagogia punitiva porque el delito se organiza desde arriba. Hay que nacionalizar los puertos, y derogar las leyes que permiten los lavados, cuestionar las condiciones estructurales del sistema".

El candidato libertario sentenció por su parte, que la situación de inseguridad en el país "es un desastre por abrazar las ideas de Zaffaroni (Eugenio), que causaron un desastre porque cambia el rol entre víctima y victimario", dijo y aseguró que, de ser presidente "los que la van a pasar mal y van tener miedo, van a ser los delincuentes".

Trabajo, Producción y Ambiente

El candidato a presidente Sergio Massa (Unión por la Patria, UxP) apuntó a la "casa común y casa propia" como "el desafío de los próximos cuatro años" y mencionó dos ejes orientados "al crédito hipotecario y la detección de los inmuebles ociosos del Estado nacional". En ese sentido dijo: "Ya estamos trabajando en un acuerdo con el sistema financiero" para "el acceso a un crédito hipotecario sobre la base de un sistema de actualización con coeficiente de variación salarial" con el que "la cuota aumenta si aumenta tu salario".

Y afirmó: "Estamos detectando todos los inmuebles ociosos que tiene a lo largo del país el estado nacional, ahí vamos a poner en marcha un programa de lotes con servicios" para "acceder al lote para poder construir tu casa".

En paralelo, agregó que desde 2014 plantea la reforma del Código Penal y "quien contamina un río, tala un bosque o destruye un humedal tiene -que cumplir- de 3 a 8 años de prisión".

Ante su exposición, la candidata a presidenta Myriam Bregman (Frente de Izquierda y Trabajadores-Unidad, FIT-U) utilizó su derecho a réplica e hizo hincapié en que "Massa dijo hace poco que no tendría que haber una ley nacional de alquileres" y consideró que eso es "muy peligroso" porque "deja sin una garantía mínima a aquellos que tienen que alquilar".

En el mismo sentido, planteó medidas "urgentes" a tomar, "impuestos progresivos inmediatos a la vivienda ociosa, créditos hipotecarios accesibles ya, y un plan nacional de vivienda para solucionar la emergencia nacional"

También Bullrich utilizó su derecho a réplica a Massa, y señaló que "hay dos millones de pobres más" desde que es ministro de Economía, y subrayó: "hoy no compra una casa nadie en Argentina, nadie puede alquilar".

En segundo lugar expuso Bregman que profundizó en la agenda ambiental. Sequías, incendios, ola de calor y contaminación. Aún así todos los candidatos proponen profundizar el camino del extractivismo y el saqueo de los bienes comunes naturales". "Necesitamos avanzar en un programa de transición energética, que respete a las comunidades, a las poblaciones, los derechos de los trabajadores y que se inicie por la estatización de toda la industria del sector". Y concluyó: "Ley de humedales ya, por un mar sin petroleras, no a la minería contaminante, el agua se defiende".

Por su parte, Milei dijo que "son tres elementos los fundamentales para determinar el desarrollo humano: los ingresos, la longevidad y la educación. Dos de los tres están fuertemente vinculados a la libertad económica". Sobre ambiente, si bien no se refirió al tema durante su exposición, Milei resaltó: "Nosotros no vamos a adherir a la Agenda 2030", al responderle a Schiaretti en la etapa de preguntas y respuestas.

Durante su exposición, Bullrich dijo "para que la Argentina tenga desarrollo humano tienen que dejar de robar" y se dirigió a Massa diciendo que "hay que sacarse el kirchnerismo de encima". Añadió que "necesitamos que todo el dinero de la Argentina se concentre en la gente" y que el gobierno actual aumentó 100% el Estado de los burócratas".

Por último, Schiaretti dijo que "el desarrollo humano no es otra cosa que la movilidad social ascendente, derecho a la salud, la educación, a un trabajo digno y a la vivienda propia".

En la vivienda, Schiaretti propuso que es necesario que "haya créditos individuales, como en todo el mundo". Para eso, consideró "tiene que haber estabilidad económica, los créditos tienen que ser dados y corregidos con la variación salarial y nunca la cuota puede ser superiores al 25% del ingreso de la familia", en coincidencia con Massa.

Además apuntó a que "el Estado nacional y provincial deben hacer las viviendas populares para los sectores sin recursos y urbanizar los asentamientos". Sobre el cuidado de la ecología, destacó que "hay que continuar cumpliendo los Acuerdos de París y la Agenda 2030 y parar y dar vuelta lo que hizo el kirchnerismo y el gobierno de Massa que bajaron el corte de los biocombustibles perjudicando a las provincias productoras de biocombustibles y aumentando la huella de carbono". Por último, dijo que "hay que crear el mercado nacional de carbono".

Cruces más intensos

En contraste con lo que ocurrió en el debate de Santiago del Estero, los postulantes fueron más desestructurados y menos atados a un libreto, con el objetivo de atacar a otro aspirante -cada candidato tenía un blanco predilecto- con chicanas y cuestionamientos.

Sergio Massa (Unión por la Patria) tuvo una presentación distinta ya que desplegó propuestas sobre cada eje temático pero al mismo tiempo mostró que esperaba las preguntas que intentarían ponerlo en aprietos: el ministro tenía preparadas las respuestas, lo que fue considerado un punto positivo por su equipo de campaña y asesores en comunicación.

El mayor cruce tuvo como protagonistas a Myriam Bregman, Javier Milei y Massa en el bloque de 'Trabajo y Producción': el candidato ultraliberal objetó a la aspirante de izquierda que "si los socialistas supieran de economía, no serían socialistas".

Ante esa frase, Bregman, quien se encontraba al lado de Milei, le respondió fuera de micrófono con una ironía, que no se escuchó en la transmisión de la TV Pública pero sí a su alrededor: "Viniste chistoso, viniste chistoso".

El economista, entonces, pidió a la moderadora del debate, la periodista Mariana Verón, que le devolviera "los diez segundos" que le había quitado la diputada del FIT.

En ese contrapunto, Milei abandonó por un par de minutos el modo 'zen' para desplegar su histrionismo con un tono más imperante, casi a los gritos.

Tras ese cruce, fue el turno de Sergio Massa, quien sorprendió al salir en defensa de Bregman: "Basta Javier, hasta acá llegaste", lo cruzó, y así sorprendió al candidato libertario que se mostró muy serio por la intervención del ministro de Economía, que lo acusó de maltrato hacia las mujeres.

Ante esta actitud de Massa, los invitados de cada espacio, que estaban ubicados en diferentes posiciones, reaccionaron con un murmullo notorio.

Minutos más tarde, Bullrich salió al cruce de Massa al afirmar: "No te preocupes Massa. Las mujeres podemos cuidarnos solitas. Tenelo claro".

Lejos de las chicanas más altisonantes, el cordobés Juan Schiaretti volvió a repetir su fórmula de hablar de Córdoba como un modelo a imitar a nivel nacional, lo que le había dado buenos resultados en el debate del pasado domingo.

Su mejor momento, sin embargo, llegó cuando cruzó a Massa con la tonada cordobesa característica por la postulación del estadio Mario Kempes de esa provincia para el primer tramo del Mundial 2030, lo que desató risas entre el público presente.

La cercanía de los atriles de Bregman y Milei generó que los exponentes de los extremos del arco político argentino se mostraran más contenidos que en el primer debate: la candidata de la izquierda solo tuvo una frase con un similar impacto a la recordada del domingo pasado 'gatito mimoso'.

"Milei es la vieja derecha despeinada", fue esta vez la ocurrencia de Bregman, lo que provocó la risa de todo el auditorio y hasta de Milei, quien por otro lado eligió un discurso con muchos tecnicismos a la hora de desarrollar sus ideas para Producción y Trabajo, primero, y Desarrollo humano, después.

El punto más alto del libertario no estuvo en la transmisión del debate sino que llegó en el último corte publicitario, cuando volvió al escenario y sus rivales recién lo hicieron faltando treinta segundos, lo que derivó en que por un instante estuviera solo en el atril.

Entonces, el postulante de LLA dijo: "No me dejen solo", la recordada frase del fallecido periodista Bernardo Neustadt, lo que fue celebrado por sus invitados, con quien siempre interactuaba en los cortes, en un ida y vuelta con guiños y gestos de aprobación.

Bullrich, al debatir ese eje, buscó transmitir fuerza y temple a partir de su experiencia como extitular de la cartera, y en paralelo utilizó varias chicanas contra el kirchnerismo a partir de frases como "los bolsos de López", "los hoteles de Cristina", "los yates de Insaurralde", retomando así eslogans de campaña y lejos del estilo argumentativo propio del debate.

La candidata de JxC fue protagonista de un hecho que generó preocupación y que derivó en que interviniera un equipo médico del SAME, que atendió a Bullrich al finalizar la transmisión televisiva: los médicos determinaron que tuvo una conjuntivitis a raíz del maquillaje que se había puesto en los ojos.

Ese accidente se le notó mientras se desarrollaba el debate: cuando hablaba otro de los candidatos, Bullrich se refregaba el ojo con un pañuelo producto de la molestia que le generaba el rimmel.

En los momentos en que hablaban sus rivales, Massa y Milei aprovechaban para hacer anotaciones, tachar recomendaciones o buscar datos en los papeles que tenían sobre la tarima, ya que las cámaras no los tomaban.

El dato político, en el marco de la interna de JxC, estuvo en que el expresidente Mauricio Macri finalmente no concurrió al debate, pero sí se acercó a un hotel del centro porteño para participar de la foto de unidad, aunque para algunos miembros de la coalición tuvo gusto a poco.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

3