domingo 21 de julio de 2024
- Edición Nº2055

País

Crece la polémica

¿Quién protege a Lotocki?

Por la autopsia de la modelo Silvina Luna, jueces se declaran incompetentes y crecen rumores de un “blindaje judicial” al médico Aníbal Lotocki, y hasta de un desfile de esposas y amantes de magistrados que habrían requerido de sus servicios, garantizando como "contraprestación", el silencio frente a esta dolorosa historia.



Después de la denuncia del abogado Fernando Burlando contra el médico Aníbal Lotocki, en la cual pidió que se realice una autopsia al cuerpo de Silvina Luna, tres jueces federales se declararon incompetentes. A esto se le suma la catarata de denuncias que crecieron en los últimos días, de nuevas víctimas del médico, y las advertencias que por estas horas vienen lanzando mediáticos afectados, sobre una supuesta protección judicial con la que contaría Lotocki. Y es que, según indicaron, Lotocki habría sido el profesional a quien recurrió un largo listado de esposas y amantes de magistrados federales,  de casación, y de fiscales, para realizarse distintas intervenciones estéticas, asegurando de este modo, una suerte de "escudo jurídico" y explicaría las dilaciones en las presentaciones judiciales.
En cuando a las declaraciones de incompetencia, el primero en pronunciarse fue el titular del Tribunal Oral N° 28, Carlos Rengel, quien afirmó que no está en su competencia ordenar la autopsia, pero sí autorizó el pedido inicial del fiscal Sandro Abraldes para preservar el cuerpo de la modelo hasta tanto se resuelva el requerimiento.
La causa 48.614/23 recayó entonces sobre el juez Alejandro Ferro, del juzgado N° 36, donde el abogado inició una denuncia por homicidio simple. En este caso, el magistrado también se declaró incompetente.
Por último, el juez Luis Alberto Schlegel, titular del Juzgado N° 60, eludió realizar la autopsia del cuerpo y resolvió: “No aceptar la competencia asignada al tribunal en la causa n° 48.614/23 y devolverla, en forma digital, al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 36, invitando a su magistrado a cargo, en caso de no compartir el criterio, que la eleve al Superior común para que dirima la contienda”.
Además, señaló: “Lo cierto es que tampoco el tribunal puede convertirse en una suerte de auditor de todas las denuncias de las operaciones llevadas a cabo por Lotocki, sino que estas deben ser investigadas por los jueces naturales que no son otros que aquellos que las reciben a través del procedimiento instituido”.
Fernando Burlando radicó la denuncia contra Lotocki y tipificó la conducta como homicidio simple. En ese marco, solicitó de forma urgente que se realice una autopsia respecto del cuerpo de Silvina Luna “a fin de conocer las circunstancias de su fallecimiento y, si en su cuerpo, en especial sus riñones, pueden encontrarse restos de Polimetil Metacrilato u otras sustancias extrañas”.
Tras la muerte de Silvina, la angustia de quienes padecieron bajo el bisturí de Aníbal Lotocki,  creció, y motivó a que se expidieran al respecto. Así, y en un móvil con LAM (América), Pamela Sosa lanzó una furiosa acusación en contra de su expareja.
En un cuadro conmovedor ante los medios, y parada frente a la casa de Lotocki en la localidad de Olivos, Sosa aseguró que el médico tiene algún tipo de respaldo desde sectores de poder. Lo hizo cuando el conductor del ciclo de América, Ángel de Brito, se lo preguntó.
“¿Vos sabés quién lo protege?”, buscó saber el periodista. “Ojalá, Ángel. A mí no me tembló el pulso y recibí amenazas”, remarcó.
Cabe recordar, que el periodista de espectáculos Mariano Caprarola, quien también recientemente falleció, había expresado: “En realidad es que no le hice ninguna demanda, yo me operé, me salvé la vida y todo, no le hice ninguna demanda porque la verdad es que es un siniestro, es un hijo de puta y no tengo problema en ir a decírtelo, o sea sentía que le iba a quitar años de vida a mi vieja en hacerle la demanda, la verdad que ‘¿qué me iba a pagar?’, yo lo único que quiero es que vaya preso, nada más, así que con Burlando decidimos no hacer nada y sí cuando me llamen hablar públicamente. Pero de hacerlo, no le hicimos nada y decidimos como quemarlo en todos lados”, confesó en un audio al conductor de LAM.
“Le costó mucho a Mariano hablar de Lotocki en su momento porque eran amigos, tenía relación, iba a comer a la casa, iba a los cumpleaños y conocía mucho las internas hasta que un día se comenzó a dar cuenta que Lotocki no era lo que vendía”, comenzó detallando De Brito. Enseguida, continuó: “Tengo un mensaje de él, del 29 de junio de este año, un día que estábamos hablando acá de Silvina justamente y él me hablaba de la protección que tenía Lotocki”. “Y me dijo textual: ‘si lo cuento públicamente me matan y termino en un zanjón”.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

3