sábado 13 de abril de 2024 - Edición Nº1956

Provincia

Educación

Cruces por la suspensión de clases en algunos municipios tras la ola de calor

Las elevadas temperaturas que se sucedieron durante los últimos días, y que tuvieron como protagonista a la provincia, desencadenaron una serie de pedidos por parte de las escuelas, de suspender las clases. El pedido arrancó las críticas de la oposición provincial, y la inmediata respuesta del gobierno



A los casos registrados la última semana encabezados por San Nicolás, se sumaron el último lunes determinaciones puntuales en ciudades como La Matanza, Avellaneda, Tres de Febrero, o San Miguel. Bahía Blanca, Tres Arroyos, Pergamino, Junín, Azul, Saladillo, Bolívar, Ameghino, Benito Juárez, Chacabuco, entre otras ciudades bonaerenses.

Cabe recordar que el jefe comunal nicoleño, Manuel Passaglia fue el primero en denunciar la falta de respuesta en términos de infraestructura (agua y ventiladores) en los establecimientos escolares ante el reclamo de los gremios docentes de suspender las clases. Esta situación resultó en una escalada de cruces de opiniones de ambas partes.

Así, desde la oposición la legisladora provincial Constanza Moragues, remarcó desde sus redes sociales: “ Realidad mata relato. Sin agua, y sin ventilación adecuada las escuelas del conurbano cierran para evitar golpes de calor. Derecho al futuro, a la salud y a la educación 0; mala administración 1”. En el mismo sentido, el diputado Maximiliano  Abad fustigó el discurso del gobernador Kicillof en materia educativa: “el Gobernador, opinó que la Provincia estaba invirtiendo mucho en infraestructura escolar. El dato de hoy es que miles de chicas y chicos bonaerenses no tienen clases por el calor, en pleno siglo XXI. Datos, no opinión”.

Del mismo modo la senadora Aldana Ahumada señaló: “mientras @Kicillofok  se jacta de mantener la normalidad en las escuelas, las aulas se cierran por la ola de calor. ¿De qué normalidad nos habla cuando los chicos no pueden ir al colegio porque no hay ventiladores ni agua?

El reclamo llegó también a instancias de los representantes nacionales de la provincia de Buenos Aires: “En invierno los pibes tienen que llevar frazadas a las aulas. En verano, suspenden las clases por calor. Me corrijo, no es por calor: es por falta de infraestructura y desinterés de Kicillof en la educación” lanzó el diputado nacional Diego Santilli y precandidato a gobernador.

Por su parte el legislador Alejandro Finocchiaro analizó: “el problema de muchas escuelas bonaerenses no es la ola de calor, algo puntual. La verdadera dificultad es que muchos establecimientos -numerosos en La Matanza- están con dificultades con el agua y la energía eléctrica. Algo que, después de las vacaciones, es inaceptable”.

Pedido de informe

“En la provincia de Buenos Aires se está vulnerando el derecho constitucional, humano y fundamental que es la educación”, señaló la diputada nacional Danya Tavela que presentó en el Congreso de la Nación un pedido de informe con el fin de conocer la situación de los establecimientos educativos públicos que debieron cerrar o se vieron impedidos de desarrollar sus actividades de manera regular por las altas temperaturas.

De esta forma le exigió al Poder Ejecutivo que detalle si ha realizado un relevamiento de los establecimientos afectados, qué medidas de control ha adoptado el Ministerio de Educación y si se ha elaborado un plan de reapertura de los mismos.

La respuesta oficial

 

Frente a esto desde el gobierno la respuesta fue tajante, y fue el propio ministro de Educación, Alberto Sileoni quien salió a desmentir puntualmente en sus redes,  las denuncias de Passaglia, a propósito de la desinversión en San Nicolás: “El intendente @manupassaglia y @diegosantilli y  le mienten a la población de San Nicolás y a todos los bonaerenses. Nunca ha sido una opción para nosotros suspender las clases. Para eso, hemos invertido multimillonarios fondos en educación en San Nicolás durante nuestra gestión”, y expuso el detalle de las inversiones en términos de educación para el citado municipio.

Además, y ya en declaraciones radiales  el funcionario explicó: “son 21 mil instituciones en la Provincia. Nosotros no vamos a tomar decisiones generales porque no lo amerita. Hay recursos, hay posibilidades, los Consejos Escolares ya están alerta”, afirmó. En ese  aspecto remarcó que “confiamos mucho en las conducciones de las escuelas. En los directores y directoras. Por lo tanto, creemos que puede haber alguna institución que deba empezar más tarde o acabar antes las clases dada la complejidad del calor”.

De este modo, el titular de la cartera educativa descartó que las medidas se hagan extensivas a todas escuelas bonaerenses.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

3