jueves 01 de diciembre de 2022 - Edición Nº1457

#DeTodoUnPoco

Ciencia

Investigación: Vapear es terrible para la salud del corazón

Estudios indican que el vapeo no es una alternativa inofensiva al tabaquismo, y se necesitan investigaciones futuras para investigar los efectos cardiovasculares del vapeo crónico.



Desde su introducción al mercado como una alternativa al cigarrillo tradicional, los vapeadores o cigarrillos electrónicos se fueron popularizando cada vez más bajo la promesa de ser menos dañinos que el tabaco e incluso bajo la sugerencia de que podría ayudarán a las personas a dejar de fumar. Sin embargo, es posible que se haya subestimado profundamente el peligro, particularmente en lo que respecta a la salud cardiovascular.

Específicamente, dos nuevos estudios relacionados publicados en la revista Arteriosclerosis, Thrombosis and Vascular Biology de la American Heart Association (AHA) informan cómo el vapeo afecta los vasos sanguíneos y la salud del corazón.

En un comunicado de la AHA, especialistas detallan que los efectos dañinos de los cigarrillos tradicionales y de los vapeadores sean causados, probablemente, por la irritación de las vías respiratorias debido a la inhalación de una sustancia extraña. En ambos casos, los vasos sanguíneos se vuelven incapaces de abrirse lo necesario como para suministrar suficiente sangre al corazón y otros tejidos.

Teniendo esto en cuenta, los investigadores se propusieron encontrar qué componente específico del humo o del vapor del cigarrillo electrónico puede ser responsable de interferir con la capacidad de los vasos sanguíneos para funcionar de manera eficiente. 

En un primer estudio midieron en ratas los efectos de la exposición al humo de cuatro tipos de cigarrillos tradicionales —nicotina convencional, nicotina reducida, nicotina convencional con mentol añadido y nicotina reducida con mentol añadido— y la exposición a dos de los principales gases que en el aerosol de los cigarrillos electrónicos.

Según pudieron descubrir, la inhalación de sustancias extrañas, y no los componentes específicos del vapor del cigarrillo electrónico o del humo del cigarrillo tradicional, es lo que causa efectos cardiovasculares dañinos. "Es probable que todos los productos inhalados tengan efectos nocivos similares sobre la función vascular", señalaron los autores.

En un segundo estudio buscaron corroborar el hallazgo anterior al examinar a 120 adultos, de 21 a 50 años y sin enfermedad cardiovascular, que: habían fumado más de cinco cigarrillos al día durante un año o más; usaron cigarrillos electrónicos cinco o más veces a la semana durante 3 meses o más; y personas que actualmente no fumaban ni vapeaban.

Encontraro, por un lado, que tanto el vapeo como el tabaquismo parecen causar cambios relacionados con la enfermedad cardíaca. Por otro, que aunque fumar y vapear pueden tener efectos cardiovasculares dañinos similares, cada uno parece causar algunos efectos potencialmente dañinos que el otro no causa, lo que sugiere que el uso de dos productos puede ser peor que usar cualquiera de los productos solo.

"Es importante que los reguladores, los médicos y el público se den cuenta de que el vapeo no es inofensivo", concluyeron en el comunicado. "Fumar y vapear pueden tener efectos cardiovasculares dañinos similares, pero cada condición causa algunos efectos potencialmente dañinos que la otra no".

Temas de esta nota:

CIENCIACIGARRILLO

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

3