domingo 02 de octubre de 2022 - Edición Nº1397

#DeTodoUnPoco

Lado B

"¡Nop!": historias reales detrás de la nueva película de Jordan Peele

El director de "Get Out" y "Us" estrenó su tercera película que está inspirada en varias situaciones. Te contamos cuáles.



Una vez más, Jordan Peele marcó su estilo en el cine. Con "¡Nop!", el cineasta vuelve a recurrir a su fórmula que le guardó su propio lugar entre las mentes del séptimo arte: contar una trama donde el terror funciona como recurso para exponer un trasfondo aún más aterrador: la crítica social y racial que identificamos en nuestros días. Pero esto no es lo único cierto en la película. Y además de varias sensaciones que experimentamos como espectadoras y espectadores, nos deja la duda: ¿está basada en sucesos reales?

No exactamente. Pero muchas situaciones sirvieron de inspiración para el director de las cintas anteriores "Get Out" (o "Huye", en Latinoamérica, 2017) y "Us" ("Nosotros", 2019). Vayamos por partes.

Los personajes, O.J y Emerald Haywood, interpretados por el ganador del Oscar Daniel Kaluuya (una vez más en trabajo con Peele) y Keke Palmer (el alma de la película), cuentan en una de las escenas iniciales que su tataraabuelo es el jinete que está montando un caballo en lo que fue la primera secuencia de fotografías para crear una película.

Dicho antecedente les dejó a los Haywood un legado en la industria hollywoodense pero no precisamente en la actuación (donde sí quiere desempeñarse Emerald), sino a cargo de una empresa que entrene caballos que puedan utilizar en sus producciones. 

En realidad, Peele, se basó en la famosa experimentación que el investigador y fotógrafo, Eadweard Muybridge realizó a partir de 1872, por encargo de dos grupos de aficionados a los hipódromos que se debatían: si el caballo se mantenía suspendido en el aire unos segundos, o no.

"El caballo en movimiento"

Fue entonces que Muybridge captó el movimiento a partir de 15 fotos, al igual que (SPOILER ALERT) Emerald en el pozo de fotografías, creando así el primer antecedente de una película en el cine.

De esta investigación, conocida como "El caballo en movimiento" ("Race Horse") trascendieron muchos datos. Hasta los nombres de los caballos, pero no así la identidad del jinete, una persona afrodescendiente. 

"Resulta que la primera estrella del cine de la historia es un hombre negro a quien nadie conoce y al que tampoco se ha buscado", resaltó el director en una nota con la Revista GQ. De acá surgió la idea de "¡Nop!" que la película sea “la respuesta a esa primera película” y así demostrar que la comunidad afroamericana participó en los orígenes del cine.

Gordy, el chimpancé de "¡Nop!"

Por otro lado, en 2014, mucho antes de crear sus primeras películas, Peele soñó casi tal cual la primera escena de "¡Nop!": que un bebé chimpancé atacaba a varias personas, después corría hacia él y lo abrazaba asustado. 

Del sueño se despertó llorando e incluso lo registró en un tweet, que años después serviría como evidencia para entender de dónde parte la historia del chimpancé Gordy en la película; que dicho sea de paso tiene otras referencias.

El sueño de Jordan Peele

No sólo Peele buscó llevar al público esas mismas sensaciones que provocaron que se despertara conmocionado, sino que un caso que tuvo bastante trascendencia mediática en Estados Unidos: el de Charla Nash en 2009, víctima del chimpancé de su amiga, Travis.

Aunque no participaba en una sitcom como Gordy, Travis sí había trabajado en televisión pero para publicidades. Para contar brevemente el caso sin detenernos en los detalles escabrosos de un acontecimiento como este, diré simplemente que ocurrió un día en que la mujer, que trabajaba en la casa de su amiga, Sandra Herold, accedió a ayudarla a buscar al chimpancé, que había salido de su jaula.

Tomando entre sus manos su juguete Charla halló a Travis, que comenzó a atacarla brutalmente. De ese momento, se conoce el desesperado llamado de Herold a efectivos de la policía.

¿Hasta acá no pareciera tener tanta similitud con la película, no? El punto es que luego de varias operaciones y pasar por trasplantes de rostro, Charla accedió a mostrar por primera vez su rostro en el programa de Oprah Winfrey. La misma Oprah a la que los hermanos Haywood planean hacerle llegar las grabaciones que obtengan sobre lo que se esconde en el cielo, sobre su casa. —Lo que Oprah quiere— los oímos decir en el film.

"Lo que Oprah quiere", le dice Emerald a O.J en "¡Nop!"

Hay más. No solamente la cuestión de convertir un episodio dramático en un show mediático sino que en esa entrevista, Charla tiene el rostro cubierto on un velo muy parecido al personaje de la actriz Mary Jo Elliott ("Sophia Coto") en "¡Nop!".

Mary Jo Elliot en "¡Nop!" y Charla Nash en el programa de Oprah Winfrey

Además, hay mucho de Steven Spielberg en la película. Desde chico, Peele es fanático del director, así que hay varios homenajes. Algunos son: una amenaza como en "Tiburón" (1975), críticas al espectáculo como en "Jurassic Park" (1993), y guiños a "Encuentros cercanos del tercer tipo" (1977).

Incluso, la elección del título es una suerte de guiño a los blockbuster (films taquilleros), de esa era que estuvo para siempre marcada por el "Rey Midas del Hollywood".

En palabras de Peele: "Que me comparen con Steven Spielberg no sólo me haría el hombre, no ya el cineasta, más feliz del mundo, sino que llenaría de satisfacción al niño que se pasó un verano sin bañarse en la playa por culpa de 'Tiburón', y a aquel otro, que es el mismo, que empleó una de sus vacaciones veraniegas en vigilar el cielo por si una nave extraterrestre aparecía en lo alto llena de luces. '¡Nop!' es mi homenaje a ese cine que era magia, a ese Spielberg maravilloso de 'Encuentros en la tercera fase'"; contó en diálogo con Fotogramas.

Pelee, "¡Nop!" y los homenajes a Steven Spielberg

Con casi un mes en la cartelera de los cines argentinos, "¡Nop!" cumplió otro de los objetivos de su director: reunir el público en las salas. Pues otra de estas situaciones reales fue que Peele comenzó a cranearla durante el período de aislamiento y confinamiento, producto del estallido del coronavirus. Situación que junto al avance de los servicios streaming de las plataformas, profundizó la crisis del sector audiovisual, mientras que crecieron los reclamos de cineastas que expresaron la importancia de que sus películas se vean en los cines.

Temas de esta nota:

ESTRENOSPELíCULASCINELADO B

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

3