miércoles 10 de agosto de 2022 - Edición Nº1344

#DeTodoUnPoco

Lado B

La historia del "Monumento al Descamisado": la tumba de Evita que no fue

La obra que iba a ser el mausoleo de Eva Perón fue interrumpida y sepultada tras el golpe de Estado de 1955.



El monumento más ambicioso concebido en la Argentina nació como un homenaje al trabajador con una construcción que abarcaba 8.000 metros cuadrados en pleno barrio de Recoleta. La obra, reformulada como mausoleo de Eva Perón, fue interrumpida en el '55 por los mismos golpistas que secuestraron sus restos y proscribieron su nombre.

El mito vive y vuelve. Reencarna en libros, películas, objetos, fotografías, testimonios, documentos. O, como en este caso, regresa desde bajo la propia tierra, con el rescate histórico de mapas, planos y fotografías que remiten a solares conocidos donde yacen construcciones sepultadas por la mordaza inútil de censores.

Los mitos que viven vuelven. Este en particular, hecho metáfora: a imagen y semejanza del "subsuelo de la patria sublevado" que evocaba Raúl Scalabrini Ortiz.

No es un secreto: Perón y Evita buscaban plasmar la dimensión social de su obra política en obras edilicias, físicas, que expresaran en hormigón y cemento el correlato de la transformación que habían procreado. Querían que el espacio público fuera espejo de aquellas multitudes irguiéndose en una construcción humana nueva, inédita, a la par de la revolución de los derechos. Desde esa concepción nació "El monumento al descamisado".

La ambiciosa obra que hoy, con su mito, vuelve desde las huellas reveladas por arquitectos, historiadores y fotógrafos sufrió en su momento una reformulación: tras revelarse la enfermedad terminal de "la abanderada de los humildes" se decidió que el monumento fuese el hogar definitivo de sus restos, además de honrar al trabajador.

Es errónea la versión de que la gigantesca figura del trabajador -un coloso "descamisado" de 45 metros de alto destinado a coronar la cima- sería reemplazada por una de Eva. La conversión del monumento en mausoleo no implicaba esto, sino precisamente la incorporación del sepulcro a las entrañas del homenaje, dando cuenta de una conjugación inseparable.

El 4 de julio de 1952, 22 días antes de morir Eva, el Congreso sancionó la ley 14.124 que disponía la erección del memorial "Monumento a Eva Perón". En cuanto al diseño exterior, los planes constructivos seguían siendo los mismos cuando el 30 de abril de 1955 comenzaron las obras en las que el propio Perón, ya viudo, descargó la cucharada de cemento inaugural.

De haberse concluido, pudo ser la obra pública arquitectónica más fastuosa del mundo. Dan cuenta de ello sus 138 metros de altura, 100 metros de diámetro basal, más de 30 niveles, 14 ascensores, un mirador en altura, 42.000 toneladas de cemento y la cripta subterránea donde descansarían los restos de Eva Duarte dentro de un sarcófago de 400 kilos de plata.

"El proyecto era y aún hoy sería inmenso. Pensemos que supera en altura, por ejemplo, a la torre de Pisa, a la estatua de la Libertad o la torre Eiffel", explica en charla con Télam Sebastián de Zan, arquitecto, líder de proyecto del Centro de Documentación e Investigación de la Arquitectura Pública (CeDIAP), a su vez dependiente de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) y de la Jefatura de Gabinete de Ministros.

"La idea de la ubicación del féretro de Eva en el interior del monumento se inspira en la la tumba de Napoleón en el palacio de Les invalides, en París. Allí -como aquí- para ver el féretro el diseño estaba hecho de tal forma que sería necesario inclinarse y asomarse a un balcón interno; gesto corporal que implica una reverencia. La cámara mortuoria, circular, tiene una disposición central con techo en forma de domo por cuyo centro entra un haz de luz natural".

A su vez, ilustra De Zan: "El monumento iba a estar emplazado frente a la actual Biblioteca Nacional, involucrando todo un plan urbanístico. Tamaña envergadura requería una imprescindible integración con el entorno".

Para darnos una idea del solar donde se comenzó a construir, De Zan señala: "Según nuestros cálculos, las fotos corresponden al predio donde está la pileta que hoy hay en una de las plazas entre Figueroa Alcorta y Libertador. Lamentablemente no se pudieron hacer excavaciones para verificarlo, pero todo indica que esa sería el área aproximada".

Las imágenes incluidas en esta reseña integran el fondo documental del Ex Ministerio de Obras Públicas que el CeDIAP rescató tras su abandono en depósitos inapropiados y gestiona desde 1993. En ese marco, "el Centro tiene a su cargo la preservación digital de los documentos históricos en la materia", concluye De Zan.

En su intento de borrar memoria e historia, la revolución "fusiladora" de 1955 procedió, a poco de usurpar el poder, a sellar los cimientos ya avanzados de la obra. En paralelo, mutilaron y arrojaron al Riachuelo el conjunto de cinco esculturas de mármol de carrara encargadas y realizadas ad hoc por el italiano Leone Tomassi, para ornar el mausoleo.

Aquellas piezas, de cuatro metros y medio de alto y 35 toneladas cada una (con títulos alegóricos como "La Independencia Económica", "El Conductor", "El Justicialismo", "La Razón de mi Vida" y "Los Derechos del Trabajador", fueron rescatadas décadas después, en democracia, y distribuidas entre la quinta 17 de octubre en San Vicente, en Mar del Plata y otros puntos.

Temas de esta nota:

EVA PERóNLADO BGOLPE

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

3