viernes 03 de diciembre de 2021 - Edición Nº1094

Legislativas

Entrevista

Leandro Halperín: “La violencia institucional es una de las principales deudas en materia de seguridad”

En diálogo con InfoMIBA, el especialista en Sistema Penitenciario, se refirió a los últimos hechos de inseguridad que conmocionaron a la sociedad argentina y que tuvo como protagonistas a policías. “No hay un plan de seguridad para abordar el fenómeno del delito”, dijo.



El especialista en Sistema Penitenciario, Leandro Halperin, expresó que durante la última semana se adviertió un “aumento de los hechos de inseguridad, acompañados de una profundización de la violencia, pero fundamentalmente se visibilizó la participación de las fuerzas de seguridad en algunos de estos hechos de inseguridad, como lo  ocurrido en San Clemente del Tuyú o en la Ciudad de Buenos Aires, donde la policía lejos de no poder prevenir un delito se convierte en autor de los ilícitos denunciados”.

En ese sentido, el legislador porteño sostuvo que “la violencia institucional es una de las principales deudas que en materia de seguridad todavía tiene la democracia” y planteó que “la importancia de prevenir este problema está dado por múltiples factores pero, principalmente, por dos: son las mismas fuerzas las que deberían prevenir el delito y proteger a la ciudadanía y son los que se convierten en delincuentes.

El segundo elemento es la gravedad que estos hechos tienen y representan violaciones a los derechos humanos, por lo tanto requiere de un abordaje responsable de las fuerzas políticas para terminar con este flagelo”.  

Halperin también analizó que en ocasiones, “tomamos conocimiento de que los hechos de inseguridad son producidos por personas reincidentes, esto implica que son personas que ya fueron condenadas y que estuvieron durante un tiempo detenidos en las prisiones argentinas. La vuelta al medio libre y la producción de un nuevo conflicto en situaciones más graves muestran lo mal que estamos trabajando en los contextos de encierro”.

“Estas personas que se encuentran bajo la supervisión del Estado durante 2, 3,6 años, las 24 horas y los 365 días al año, salen peor de lo que entran. Esto muestra desde todas las aristas posibles que en las cárceles argentinas el Estado se convierte en lo mismo que reprocha, y por otro lado el accionar deficiente e ilegal perjudica a las personas que están en prisión y al conjunto de la sociedad que asiste con miedo al fracaso del Estado en materia de políticas penitenciarias”.

Asimismo evaluó que en la PBA “no hay un plan de seguridad y el Gobierno debería tener un diagnóstico serio y propuestas robustas y sustentables para abordar integralmente el fenómeno del delito, que es de mayor gravedad en la provincia que en la mayoría del resto del país”.

“Hay medidas reactivas por el poder político que llegan tarde, cuando la calidad principal del Ministerio es prevenir los hechos delictivos ya que la investigación y sanción corresponde al poder judicial”, remarcó Halperin. Para luego culminar diciendo que “no veo que tengan un plan para mejorar el funcionamiento de las fuerzas y reducir las oportunidades para que se cometan delitos y prevenirlos porque es lo que la sociedad requiere”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: