miércoles 19 de enero de 2022 - Edición Nº1141

País

Entrevista

Para el economista Dritsos, el acuerdo con el FMI, la inflación y la recuperación serán determinantes en el resultado electoral

En diálogo con InfoMIBA, el especialista analizó la situación económica del país de cara a las elecciones legislativas, y dijo que el Gobierno debe mostrar “alguna señal” que mejore la percepción de la ciudadanía. Además, afirmó que el congelamiento de precios “fracasó sistemáticamente”.



El economista Alexis Dritsos, opinó de la situación económica de la Argentina de cara a las elecciones legislativas de noviembre, y planteó tres cuestiones "muy complejas" para el Gobierno y su efecto en el resultado electoral puede ser determinante:

1) Acuerdo con el FMI por la reestructuración de la deuda con el organismo: representa un tema clave para despejar por 10 años mediante un programa de Facilidades Extendidas los pagos elevados que comenzaron este año y que representan montos inalcanzables durante 2022, tal como estipula el Stand By vigente.

Este acuerdo podría permitir, si sale como el gobierno pretende, reducir la tasa de interés por sobrecargos generando un ahorro de U$ 6000 millones en los 10 años del programa, postergar vencimientos de capital para sostener un proceso de acumulación de reservas continuo.

2) Inflación: es el tema candente que afecta el ánimo de la ciudadanía porque se siente fuerte la pérdida constante del poder adquisitivo producto de un elevadísimo nivel de inflación. Las medidas tomadas hasta el momento resultaron inefectivas al punto que en los primeros 9 meses acumulamos un incremento del 37% y se proyecta hacia fin de año una inflación de no menos del 44-45% si las variables no se desbandan.

3) Nivel de actividad: para potenciar la recuperación económica a partir de la normalización de las actividades, el gobierno intenta poner en juego una serie de proyectos y acciones tendientes a volcar dinero en los bolsillos de la ciudadanía a modo de impulsar el consumo y recuperar para algunos sectores parte de la pérdida del poder de compra.

“La situación económica, en general, no va a variar demasiado en el tiempo que resta hasta las elecciones. Veremos si el desempeño en estos tres frentes muestra alguna señal que mejore la percepción de la ciudadanía y si esto impacta en un cambio en las tendencias del voto expresadas en las PASO”, añadió Dritsos.

Sobre el congelamiento de los precios en más de mil productos hasta fin de año, el economista, indicó que “los congelamientos y la superposición de programas fracasaron sistemáticamente a lo largo del tiempo”.

Sin embargo, sostuvo que “es posible obtener algún resultado de corto plazo pero no son esquemas sostenibles en el tiempo. O se relajan y se hacen ‘trampas’ en relación a lo pactado o se cumplen con el efecto del desabastecimiento”.

En ese sentido, el especialista consignó que “se necesita de un acuerdo muy profundo que abarque todos los eslabones de la cadena que va desde la producción hasta la venta minorista estudiando los costos de todo tipo y la carga impositiva para poder hacer convenios duraderos”.

Y agregó que es fundamental fomentar la competencia y la transparencia, apuntando al objetivo clave que debe ser el aumento de la producción.

El economista apuntó a que si la ley de abastecimiento sale debe ser “consensuado con los sectores empresariales involucrados en toda la cadena de los productos elegidos. Las imposiciones ‘legales’ no fueron exitosas porque no contemplan las causas reales de los problemas: estudio serio de costos de toda la cadena, refuerzo y control para garantizar la competencia y acuerdos serios basados en el consenso son los elementos básicos para avanzar en este tipo de programas”.

Por último, se refirió a la ley de etiquetado y la resistencia de las empresas alimenticias. “Es una norma necesaria para preservar la salud de la sociedad. Los intereses de muchas empresas serán afectados, en la medida que lo que se exponga en las etiquetas desnude productos que resultan dañinos para la sociedad”.

Dritsos también remarcó que “la medida permitirá mejorar la información que necesitamos como consumidores y desactivará todo tipo de maniobras en el marketing de productos insalubres que consumimos por no conocer sus ingredientes”.

“Es hora de pensar en cuidar los derechos de los consumidores. Las empresas se tendrán que enfocar en brindar mayor calidad alimentaria y seguridad en materia de efecto de esos productos en la salud de nuestra población”, cerró.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: