jueves 16 de septiembre de 2021 - Edición Nº1016

Municipios

Entrevista

Zulcovsky afirmó  que “faltan espacios para que los varones se liberen del mandato de mostrarse fuertes”

En diálogo con InfoMIBA, la subsecretaria de DDHH de Gral. Pueyrredón resumió todo el trabajo que vienen desarrollando desde el área de género y para las nuevas masculinidades; y apuntó a reducir 100 años de brecha laboral con acciones precisas.



La funcionaria a cargo de la  dirección General de Políticas de Género del Municipio de General Pueyrredón,  Daniela Zulcovsky, indicó que “el área cuenta con un marco normativo específico para atender de manera intersectorial y coordinada la problemática persistente de la violencia por motivos de género, como es la Ordenanza Nº 22739/16 de emergencia en violencia por motivos de género y diversidad, y las que la prorrogan, con los mismos alcances, acciones y efectos”.

En el mismo sentido, sostuvo que “durante la pandemia se continuó siempre haciendo un abordaje presencial y también virtual, ajustándonos a las restricciones impuestas por las condiciones epidemiológicas, y garantizando este servicio esencial, en un esfuerzo que nuestras trabajadoras sostuvieron y sostienen con absoluto compromiso”.

También indicó que se reconvirtieron a la virtualidad los abordajes grupales sumándose a los abordajes presenciales para aquellas personas que no tienen conectividad, lo mismo con las actividades de capacitación para mujeres en los procesos de salidas de las violencias, que no se interrumpió, continuando con el acompañamiento a emprendedoras y a mujeres que desean capacitarse para el empleo.

La funcionaria municipal contó que “la dirección recibe consultas de todo tipo, y de todo tipo de violencias, incluso aquellas que aún no fueron nombradas como tales en la propia ley 26485, como las violencias sexistas en los entornos educativos, que aún no tienen un lugar en la ley”. 

Zulcovsky enfatizó: “Estamos en un camino de fortalecimiento de abordajes específicos,recientemente pusimos en marcha un nuevo dispositivo de consejería  para la prevención de la violencia obstétrica, en coordinación con el Proyecto Nacer entre Palabras de la Facultad de Piscología de la UNMDP, espacio que permite pensar la prevención desde el nacimiento mismo de las personas, comenzamos a pensar y a actuar para que las personas podamos  nacer sin violencias, pudiendo decidir y construir en comunidad  a una trayectoria vital sin violencias”.

“Este dispositivo se complementa con el Programa de Acompañamiento a mujeres en situación de violencia por motivos de género, donde no solo atendemos a mujeres, sino a los varones que ejercen violencia, que es ahí donde queremos mirar, a las causas”, agregó y destacó que “la DPG es el único lugar a nivel local y uno de los pocos en la provincia y en el país con trayectoria en este tema de abordar las masculinidades violentas”.

 

La asistencia a la víctima

La Subsecretaria explicó detalladamente que “es importante realizar una clara diferenciación entre la atención de las urgencias y el abordaje previo y posterior a ellas, que corresponde en estos últimos casos a la especificidad de este servicio”.

“Siempre es importante recalcar que ante la urgencia corresponde el llamado al 911, la contribución que hacemos  desde la DGPG en torno al tema de abordaje de la urgencia, se produce en articulación con la Secretaria de Seguridad, aportando los dispositivos antipático, en formato físico y de app, donde no tenemos ninguna lista de espera, se otorgan  programándolos en articulación con Seguridad Municipal, y se mantiene un registro de las mujeres que tienen  botones antipático activos, informándose a la Coordinación Zonal y desde allí a cada Jurisdicción”, añadió. 

En el caso de las tobilleras duales, dijo que es un recurso que administra Nación, y desde la DPG también se otorgan a solicitud de los juzgados de familia, de garantías y de ejecución penal, “siempre recordemos que cuando la situación de violencia se cristalizó estamos llegando tarde y que, por supuesto, su abordaje es a partir del sistema integrado provincial, cuyo esquema otorga también un rol a las organizaciones feministas, promotoras territoriales, con quienes también tenemos un dialogo fluido informal y también formalizado en el Observatorio por motivos de Género y diversidad, organismo consultivo que preside la DGPG”, precisó.

Y puntualizó: “Nosotras desde el municipio aportamos el asesoramiento y acompañamiento, el refugio ante casos críticos, también gestionamos ayudas económicas, alimentarias, vestimenta, apoyo psicosocial y acompañamiento para la inserción laboral, para la capacitación para el empleo y los microcréditos y asistencia técnica para que las mujeres puedan desarrollar autonomía en términos económicos”.    

La funcionaria enfatizó en que “la prevención no puede pensarse por fuera, y en tal sentido estamos trabajando fuertemente en acciones de transversalización de la perspectiva de género y articulaciones renovadas con los efectores del sistema integrado de abordaje a las violencias, donde participan instancias de los distintos estamentos y poderes de estado y las organizaciones de la sociedad civil”.  

 

La cifra que duele: 3 femicidios en lo que va del año

En cuanto a las estadísticas, hay diversos ámbitos desde los que se realizan registros fundamentalmente de femicidios y de las denuncias de violencia.

“En nuestra ciudad hubo tres femicidios en lo que va del año y uno no caratulado como muerte agravada por mediar violencia de género. Todos los organismos oficiales llevan sus relevamientos de datos y los informan por sus canales  institucionales”, informó.

La subsecretaria resaltó que “es muy importante el trabajo con datos que se relevan en el municipio actualmente, donde estamos incluyendo variables especificas que tienen que ver con violencia de género, y que quedarían alojadas en el HIS, registro digital de historias clínicas, un sistema originalmente pensado para salud, pero en el que también participa desarrollo social, secretaria de la que la DGPG, forma parte”.

Zulcovsky remarcó que “esa es la punta del iceberg, no es toda la violencia y es muy necesario comenzar a pensar las violencias en su multidimensionalidad”, e interpeló: “Tenemos que preguntarnos como sociedad por que solo miramos el problema en sus consecuencias y no en sus causas, tenemos que poder articular un nuevo lenguaje para hablar de las violencias, en esto la academia  tiene un rol importantísimo”.

 

Fin de los mandatos masculinos y la brecha de género

Zulcovsky analizó la problemática de la violencia y sostuvo que “faltan más espacios para que los varones se liberen de esa necesidad de ese mandato que les exige mostrarse sin fisuras, fuertes y valientes, proveedores, ese modelo impuesto entre pares, que produce que en algunos casos se vean envueltos en actos violentos contra ellos mismos, y en otros casos ejerciendo violencia incluso letal contra las mujeres”.

Asimismo aseguró que “estamos en un momento clave de mucho sufrimiento a todo nivel, donde debemos, nos debemos, encontrar lenguajes más amables, más comprensivos, más amplios, para hablar de todos los problemas de las mujeres, no solo del problema  de las violencias por motivos de género”.

Por último, anheló por reducir 100 años de brecha de desigualdad. “Según la institución, organizadora del Foro de Davos, a nivel laboral y  económico donde la brecha de género es más aguda la igualdad se alcanzará en más de dos siglos, pero según ONU mujeres estamos a 100 años de lograr a nivel global la igualdad sustantiva entre varones y mujeres.

Con acciones esperamos reducir esos 100 años de brecha hacia la igualdad, debemos adoptar una perspectiva de datos en las perspectivas de género e Interseccionalidad”, cerró.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: