viernes 28 de enero de 2022 - Edición Nº1150

Provincia

7 mil turistas se verán afectados

Gollan confirmó restricciones a turistas que vayan a zonas de alta circulación de COVID-19

En conferencia de prensa indicó que se limitará la salida y se implementará una cuarentena para quienes regresen. Apuntan a controlar contagios de las cepas brasilera, inglesa y sudafricana.



El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, anunció que se impondrán restricciones de salida y entrada a turistas que decidan viajar a destinos con alta circulación del COVID-19, donde se encuentran las cepas potencialmente más peligrosas, con el fin de evitar contagios masivos en el territorio.

“Hay crecimiento de casos en el mundo y la OMS vincula esto a la aparición de nuevas cepas y variantes. A nivel regional, hay un foco en Brasil; la variante Manaos que se extiende en todo el territorio”, precisó el funcionario en una conferencia de prensa que encabezó en La Plata, junto al jefe de Gabinete, Carlos Bianco.

Si bien sostuvo que “hasta el momento no hay circulación comunitaria de ninguna de esas variantes en Argentina”, aceptó que existe preocupación “porque en Chile, Paraguay y Uruguay los casos están aumentando”, y enumeró tres cepas: “La sudafricana –que no circula comunitariamente en la región–, la inglesa –sobre la que hubo cinco detecciones en nuestro país–, y la manaos –muy extendida en Brasil y países aledaños, pero que en Argentina se contuvieron los casos–”, precisó.

Gollan dijo que son unos 7 mil turistas que tienen que regresar al país desde estos lugares e informó que las restricciones se implementarán en el decreto del 12 de marzo, cuando  cuando cesa la actual extensión del distanciamiento social.

Allí se explicó que se restringirá “fuertemente la salida de nuevos turistas hacia las zonas de circulación del virus” y, para quienes regresen habrá “un sistema de cuarentena”, aunque indicó que “cada provincia podrá usar metodologías mixtas, pero la idea es que haya control muy fuerte de estas personas: que cumplan diez días de cuarentena y tengan un alta con PCR o 14 días de cuarentena para evitar que se disperse el virus en el país”.

Por otro lado, dijo que tras 6 semanas de caídas de casos, se detuvo el ritmo de descenso en la provincia de Buenos Aires y se registró la semana pasada un “empate” respecto de la anterior: “Después del segundo rebrote –entre el 4 y 10 de enero– con 4.510 casos, descendimos a 2.562 en la última semana de febrero, y en la primera de marzo hubo 28 casos más”, graficó.

El ministro finalmente evaluó que es “preocupante que en esta época se esté deteniendo el ritmo de caída de casos” porque si no logra frenarse esa tendencia se partirá “de un piso más alto cuando empiece el frío”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: