jueves 01 de octubre de 2020 - Edición Nº1652

Notas de Opinión | 17 jul 2020

Nota de opinión

“Información, Desinformación y Credibilidad "

Por Omar Plaini, senador provincial por el Frente de Todos, Secretario General del Sindicato de Vendedores de Diarios Revistas de la Ciudad Autónoma y Provincia de Buenos Aires (Sivendia)


Mucho se bate el parche sobre el tema periodismo, periodistas y medios de comunicación en el centro del debate. Creo que debemos hablar de la información, pero también de la desinformación y de la credibilidad. En términos generales el periodismo es la profesión que tiene como objetivo la búsqueda y la producción de noticias que informa al conjunto de la población.  Esto generalmente se expresa en notas, reportajes, crónicas, entrevistas, investigaciones infografías y demás herramientas e instrumentos que hacen a la realización de este oficio que es el periodismo. Como disciplina el periodismo se coloca dentro de las ciencias de la comunicación.

Obviamente que es misión y función del periodismo mantener informada a una sociedad en todos los acontecimientos, en todos los sucesos que en ella suceden y ocurren. Y en ese sentido, es imprescindible hablar de la ética del periodismo, y del periodista fundamentalmente, es decir desde su responsabilidad y sus principios con los que se supone ha de actuar para no afectar el curso y la veracidad de los hechos y acontecimientos sobre los cuales informa e impactan en una sociedad. Es indudable que los periodistas de manera expresamente primordial, y los medios de comunicación influyen y también generan una centralidad en el direccionamiento que le dan a la información, esta claro que fijar agenda es una prioridad para los medios de comunicación, que bien vale reiterar están oligopolizados y en muchos casos monopolizados por empresas que ya son mucho mas que medios de comunicación, y que inciden en el proceso económico,  social, político y cultural del País. 

Se puede concluir que, dependiendo de lo que ellos digan, lo que expresen y lo que manifiesten, allí nos encontraremos con el grado de veracidad, de transparencia, de objetividad que hay en la difusión de la información, y allí hay muchísimas objeciones que veremos mas adelante. Hay un periodismo informativo que en general se refiere a los hechos y acontecimientos que nos circundan en la realidad diaria y cotidiana en que vivimos, este periodismo informativo abarca todos los sectores que se encuentran dentro de una sociedad, ya sean culturales, políticos, económicos, religiosos, el arte, el deporte o sea la sociedad misma.  Pero también hay un periodismo de investigación, cuya centralidad está en la búsqueda de datos, de pistas, de testimonios y de involucramiento de ciertos sectores importantes en el devenir de las representaciones de poder en el conjunto de una sociedad. Es muy cuestionado el periodismo vinculado al submundo del espionaje, porque este está cargado de prácticas ilegales y mafiosas. 

Este submundo con el que se vincula el periodismo de investigación afecta a muchos ciudadanos indefensos frente a estas prácticas, en donde participan jueces, fiscales, políticos y periodistas, que da lugar a todo tipo de sospechas que dañan y mucho la calidad democrática del País.

Es innegable que con el surgimiento de la revolución digital hay un nuevo ecosistema digital en el modo de producir y retransmitir información. Ya que los actores en las redes sociales intervienen y fuertemente en los modos de difundir y transmitir, eso lo ve cualquier hombre o mujer de a pie. Esto sucede cotidianamente en la sociedad. Juegan un papel muy importante en la difusión, e indudablemente es un nuevo y apasionante reto y desafío para el periodismo tradicional. 

Esta breve caracterización de esta vieja profesión, que es tan vieja como la mismísima humanidad, me permite hacer muchas preguntas que hoy se hace una parte muy significativa de la sociedad, y digo significativa porque como saben, estoy convencido que es muy malo generalizar, en cualquier sentido y dirección en que lo hagamos. Me pregunto; y debemos preguntarnos ¿hay veracidad y objetividad en gran parte del periodismo?, lo mismo se pregunta esa parte tan significativa de la sociedad, y lo hace para con aquellos periodistas que informan y también y mucho más profundamente con los grandes medios de comunicación. ¿Cuánto hay de intencionalidad y cuanto de imparcialidad?, y también, es bueno decirlo; se observa mucha mediocridad en mucho periodismo, y acá me permito una reflexión- del gran Gabriel García Márquez, premio Nobel de Literatura: “Para ser periodistas hace falta una base cultural importante, mucha práctica y también mucha ética.” Esto decía ni mas ni menos, Gabriel García Márquez. Y por supuesto tampoco podemos dejar de observar una gran intencionalidad e intereses propios de algunos medios de comunicación.

Otra pregunta que vulgarmente nos hacemos. ¿Porque tantos “opinólogos” ocupando innumerables espacios comunicacionales! Esos mismos “opinólogos” como no les es suficiente además son “todólogos” opinan de todos los temas. Son epidemiólogos, infectólogos, hasta analistas de espectáculos artísticos y lo hacen descaradamente simulando conocimiento de los temas que desarrollan con la misma autoridad que un profesional en la materia. Más aún, mire hasta donde llega el grado de mediocridad que han inventado una nueva categoría de periodistas en el oficio los “panelistas”. 

Y frente a esto cabe preguntarse porque no darles la oportunidad a tantos jóvenes periodistas egresados de la carrera de periodismo que terminan trabajando en pequeños portales para tener que ganarse la diaria, cuando sabemos que hay muchísimo talento allí.  Frente a todo este fárrago, como pretender que la mayoría del pueblo crea en el periodismo. Creo que el periodismo como disciplina debe hacerse una muy profunda autocritica; no pueden pretender ser un sector con derechos y no tener obligaciones.

 Esas obligaciones son como las que tiene cualquier hijo de vecino y aquí cabe preguntarse lo que claramente expresara Ryszard Kapuscinski, un periodista, ensayista, escritor y poeta, autor de muchos libros que también fue un militante integrante del partido obrero unificado polaco, había nacido en Bielorusia y falleció en Polonia. Y Kapuscinki expresaba lo siguiente: “cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante.”

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS