miércoles 27 de mayo de 2020 - Edición Nº1525

País | 6 abr 2020

PANDEMIA

Infectólogos desaconsejan una salida gradual de la cuarentena

En medio de múltiples especulaciones sobre la decisión que tomará el gobierno nacional respecto al aislamiento preventivo, social y obligatorio luego del 13 de abril, los especialistas insisten en que no es recomendable terminar con este proceso todavía.


En medio de múltiples especulaciones sobre la decisión que tomará el gobierno nacional respecto al aislamiento preventivo, social y obligatorio luego del 13 de abril, y con la presión in crescendo del sector industrial y financiero, los especialistas insisten en que no es recomendable terminar con la cuarentena, aún de manera paulatina.

“La decisión de ordenar el aislamiento social y preventivo y cerrar las fronteras, claramente está dando resultados. No hace falta mirar casos dramáticos como Italia o España, basta con ver qué sucede en países vecinos como Brasil o Chile para entender que la Argentina está mejor y que no se disparó una curva pronunciada de casos”, afirma Mauricio Caballero, médico integrante de la Fundación Infantil, especializado en enfermedades respiratorias.

Para Caballero, “será fundamental ver qué pasa en la primera semana de abril, cuando se saquen conclusiones de cómo y cuánto resultó la primera cuarentena”.

De todas maneras, el experto cree que "estamos viviendo un escenario surrealista, pero el gobierno debe ser muy realista de lo que acontece y está claro que la economía y la industria están sufriendo esta cuarentena, pero sin salud no hay economía ni industria. Hoy la prioridad es el control del foco de contagios y por ahora se está tiene las riendas de la difícil situación".

Angela Gentile, jefa del departamento de Epidemiología del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, considera que “el máximo del crecimiento de la curva será a fines de abril, por lo que imagino que un gradual cese de cuarentena habría que pensarlo en mayo".

“Hoy la prioridad es cuidar a la gente, salvarla, porque con la gente sana podemos pensar en una reactivación económica más rápida. Hoy el objetivo es achatar la curva lo más posible y tener presente lo que está pasando en España, Italia o Estados Unidos. ¿Por qué no pensar que esta pandemia puede ser una posibilidad para la Argentina?”, agrega la especialista.

Por su parte, Lautaro de Vedia, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología, sostiene: "es muy difícil pensar en el corto plazo en un final de cuarentena o hacerla más flexible, porque está demostrado que es la única forma de evitar que el virus se disemine. Hay que hacer un esfuerzo más, se vienen semanas neurálgicas como las dos primeras de abril, en las que sabremos dónde estamos parados".

De Vedia coincide en que “hoy hay que limitar al máximo que la cantidad de casos no se dispare. Los casos van a seguir en aumento, pero mientras no se dispare un ascenso exponencial de contagiados, tendremos más posibilidad de retomar la normalidad”.

El infectólogo dice que le cuesta imaginar "una posible normalidad cuando vamos camino al invierno, una estación vulnerable, que puede multiplicar los casos”.

“Entiendo a todos los sectores de la economía y la industria que piensan que el daño puede ser más grave que los que produce el virus, pero es clave encontrar un equilibrio entre todas las partes. Hoy estamos más cerca de seguir en cuarentena que en pensar en alguna libertad de movimiento”, señala.

Otra infectóloga, Charlotte Russ, miembro del Comité de Infectología de la Sociedad de Pediatría, cree que mucha gente que no entiende de medicina "habla por hablar y declara sin tener noción de la gravedad de la situación”.

“Estamos en presencia de un virus que ha hecho estragos y lamentablemente no podemos pensar en volver a hacer una vida normal en el corto plazo”, advierte.

Pedro Cahn, el director científico de la Fundación Huésped y ex presidente de la Sociedad Internacional de Sida, además de miembro del Comité de Emergencia que creó Alberto Fernández ante la pandemia, advierte que “hay que entender que la cuarentena no se termina cuando finalice Semana Santa, sino que podríamos pasar a una segunda fase. Tiene que quedar claro que el lunes 13 no vamos a poder hacer lo que hacíamos antes de que pase todo esto. Eso no va a suceder. Todos tenemos que comprender que por ahora no va a volver la vida que teníamos”.

“Va a ser decisión del presidente cómo seguirá esto, pero es muy posible que entremos en una etapa en la que empecemos a recuperar algunas libertades de manera muy paulatina”, dice Cahn, que además asesora a la Organización Mundial de la Salud.

“Esto tiene que seguir siendo así por un largo tiempo. Sino se estaría echando a perder todo el esfuerzo de la ciudadanía y de los servidores públicos”, añade, y considera: “No podés tener a grandes grupos de trabajadores agolpados en los transportes públicos porque perderíamos lo que ganamos hasta ahora”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS