domingo 15 de septiembre de 2019 - Edición Nº1270

País | 26 may 2019

Elecciones 2019

Alberto Fernández y Cristina Kirchner lanzaron su campaña con un acto en Merlo

El ex jefe de Gabinete fue elogioso con la gestión de Néstor Kirchner y resaltó su experiencia para salir del laberinto de la crisis. La senadora se mostró conmovida por la fecha.


"¿Qué quieren, que me levante? Yo quería hacerlo onda living, más descontracturada, más tranqui", dijo Cristina Kirchner ante sus adherentes, que desde abajo le pedían que se pare para dar su discurso. El estilo Sinceramente que quería se desbarató rápidamente. Sobre el escenario, las tres butacas dispuestas para que la fórmula Fernández-Fernández, junto al intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, "hable" con el público habían dejado de tener sentido.

Aún así, la estrategia de discursos no estridentes y breves continuó durante todo el acto de inauguración del Parque Municipal Néstor Kirchner, el motivo formal por el que se organizó la actividad este 25 de mayo. Cristina Kirchner mantuvo su sosiego y estuvo conmovida por la fecha y el recuerdo de su ex esposo. En tanto, Alberto Fernández ensayó sus primeras arengas ante la militancia y reforzó su identidad K, al mostrarse como discípulo del santacruceño homenajeado. 

"Yo de él aprendí cómo debemos hacerlo", dijo el ex jefe de Gabinete durante el cierre del acto realizado en el predio ubicado en la avenida Constitución 92. Fernández resaltó las similitudes del presente con aquel 2003, cuando asumió el rol de ministro coordinador y mano derecha de Néstor Kirchner. En aquel tiempo aún quedaban los rastros de la crisis económica y social que estalló en 2001.

"Tengo una ventaja sobre todos ustedes. Cuando tuvimos que enfrentar estos problemas, en el despacho de al lado tenía a un tipo que tenía claro lo que había que hacer", afirmó. "Con Néstor entramos a un laberinto, yo estuve en ese laberinto, tengo la experiencia, y supimos salir de ese laberinto en que nos metieron. Y lo vamos a volver a hacer todos juntos", agregó Fernández. En un locro junto al peronismo porteño en el club Ferrocarril Oeste, había elaborado un concepto similar. En su entorno advirtieron que esas ideas son de él. "Él es su propio equipo de campaña", plantearon.

El acto fue multitudinario, aunque la organización a cargo del partido de Merlo impidió que se vea abarrotado de gente. Para la liturgia kirchnerista, la fecha es especial: se cumplían 16 años del 25 de mayo de 2003, el día en que Néstor Kirchner asumió la presidencia de la Nación. Era inevitable que la actividad no fuera en tono de revival.

Mientras el micrófono fallaba, Fernández continuó trazando paralelos. Sacó pecho por su intervención de hace 16 años. "En aquel país el 25% de los argentinos buscaba trabajo, es algo parecido a lo que está pasando hoy", resaltó. Y recordó su influencia en la estrategia para negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI): "Con Néstor lo hicimos, y el país estaba endeudado como está ahora, y pudimos sacar de la deuda a la Argentina sin hacerle padecer a ningún argentino el costo de salir de esa deuda".

 

"Los que están acá son argentinos que están convencidos de que somos una puerta de salida, pero les pido que vayan a convencer a otros argentinos, a los que creyeron y los defraudaron", definió Fernández.

En una suerte de división de tareas, Cristina Kirchner le dio la cuota emocional a la jornada. Admitió lo movilizante que personalmente le resulta el 25 de mayo. Con la voz entrecortada, dijo que el último año que fue "enteramente feliz" coincidió con el 2010, cuando se realizaron los festejos del Bicentenario.

"Después de eso nada fue lo mismo, ni lo será", afirmó, en clara alusión a que poco después moriría Néstor Kirchner. "Para mí fue perfecto. No solo eran 200 años de historia: sentí cosas que no había sentido nunca. Eramos nueve presidentes caminando entre millones de personas, sin dispositivos de seguridad. Era otra Argentina, sentí que los argentinos nos habíamos vuelto a reencontrar", relató.

Parada junto a su silla, la senadora de Unidad Ciudadana se preguntó "qué nos pasó para haber llegado a este presente tan dramático". "Creo que se trata de volver al espíritu que teníamos todos los argentinos y argentinas en ese Bicentenario. No solo siento que lo podemos hacer, sino que es lo que tenemos que hacer", resaltó.

Ya con un eje más anclado en la campaña electoral, Cristina buscó la complicidad de su compañero de fórmula y volvió a trazar sus ideas fuerzas "anti grieta" que esbozó en la Feria del Libro y el spot del anuncio con la candidatura de Alberto Fernández.

"Estoy segura que juntos con Alberto vamos a ayudar, pero tampoco esperen que solo dos dirigentes puedan hacer todo. Esto va a exigir que cada uno de nosotros podamos celebrar un reencuentro y un contrato social que nos permita entender que no hay triunfos individuales, si no es colectiva la realización de la sociedad", concluyó.

Los detalles de la jornada corrieron por parte del intendente  Menéndez, asistido por el equipo del Instituto Patria. También ocupó un rol relevante en las tareas políticas su par de Esteban Echeverría y presidente del Partido Justicialista bonaerense, Fernando Gray.

"Siempre me hubiese gustado ser un presentador", se engalanó Gustavo Menéndez cuando abrió el evento e introdujo a sus invitados. A las 17 y minutos ya había sonado el Himno Nacional, donde los tres protagonistas corearon sobre las estrofas del símbolo patrio. Antes, junto al diputado nacional de La Cámpora, Maximo Kirchner, Menéndez cortó la cinta y descubrió un monumento del extinto ex presidente de la Nación.

"¿Por qué le pusimos Parque Municipal Néstor Kirchner? Merlo y todos los municipios del país tienen un agradecimiento enorme con Néstor y  Cristina. A los que nos tocó gobernar en estos tres años extrañamos mucho no tenerlos y no poder hacer un llamado a gobernantes que les importen las desigualdades sociales", lamentó el anfitrión. Luego elogió a Alberto Fernández, a quien definió como el "mejor hombre capaz de tender los puentes necesarios para abrazarnos".

"Si no nos pueden reconciliar Alberto y Cristina, no lo puede hacer nadie", afirmó el intendente con una proclama de fe.

El enorme predio recreativo, que unificó los emblemáticos sitios Quinta municipal "La Colonial" y el "Parque Público El Tejadito", estuvo repleto de banderas celestes y blancas por el 209° aniversario del Primer Gobierno Patrio. Adornaron la zona junto a los coloridos estandartes y carteleras de las decenas de agrupaciones militantes que asistieron al convite.

Por la impronta del acto, concurrieron dirigentes políticos de la provincia de Buenos Aires y representantes nacionales del peronismo.  Además de Máximo, se destacó la presencia de Hugo Moyano,  Martín Insaurralde, Verónica Magario, Fernando Espinoza, Axel Kicillof y Martín Sabbatella, Fernando "Chino" Navarro y referentes del Frente Patria Grande, como la feminista Ofelia Fernández, entre otros.

Hubo también momentos de color proselitista. El más llamativo fue cuando sonó por los parlantes de Merlo un jingle producido a modo de mashup, con partes de discursos de Cristina Kirchner y Alberto Fernández. "A mí me encanta esa consigna vamos a volver", dice el ex jefe de Gabinete en una de las estrofas con ritmo tropical de fondo. "Noo, no, dejenlá", protestaron  algunos invitados ante la interrupción de la música. Por apenas unos segundos, antes de que comenzara todo, la melodía fue sensación. No había sonado en todo el día la marcha peronista.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS