martes 23 de julio de 2019 - Edición Nº1216

Judiciales | 16 abr 2019

JUICIO Y CASTIGO

Procesaron al Fiscal General de Mar del Plata por delitos de lesa humanidad

Para la jueza Vence, Fernández Garello, junto a otros imputados y personal militar que no ha sido identificado, llevaron a cabo los procedimientos referidos ocurridos entre el 23 y 24 de julio de 1981, que terminaron con las detenciones de tres hombres y sus alojamientos en la Brigada de Investigaciones III de San Martín.


En el marco de la investigación por los secuestros y torturas de los militantes comunistas Jorge Oscar Bulacios, Ernesto Ramón Duarte y José Rolando Seitor, la titular del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional de San Martín N° 2 decretó el procesamiento sin prisión preventiva para el fiscal general de Mar del Plata, Fabián Fernández Garello, por considerar que hay pruebas suficientes que lo vinculan con tres delitos de lesa humanidad mientras se desempeñaba en Inteligencia de la Policía Bonaerense en la última dictadura cívico militar.

De esta forma, en su resolución del 12 de abril pasado, la magistrada encontró a Fernández Garello “partícipe necesario penalmente responsable de la comisión de los delitos de privación ilegal de la libertad comedida por un funcionario público, imposición de tormentos inflingidos por un funcionario público, agravado por tratarse de perseguidos políticos”. Además del procesamiento -sin prisión preventiva- la jueza ordenó trabar un embargo sobre los bienes de Fernández Garello o en dinero hasta cubrir la suma de 300.000 pesos.

Para la jueza Vence, Fernández Garello, junto a otros imputados y personal militar que no ha sido identificado, llevaron a cabo los procedimientos referidos ocurridos entre el 23 y 24 de julio de 1981, que terminaron con las detenciones de tres hombres y sus alojamientos en la Brigada de Investigaciones III de San Martín.

“Deberá responder en calidad de partícipes necesario, ya que ha realizado un aporte, que si se suprimiera hipotética y mentalmente, los acontecimientos enjuiciados no se podrían haber llevado a cabo de la manera en que acontecieron“, indicó en su resolución la jueza Vence, en relación al rol que cumplió Fernández Garello dentro de la Inteligencia de la Policía Bonaerense.

En tal sentido, resaltó: “Es por todo esto que deberá responder como partícipe necesario por la acreditación de estos hechos, con una atribución objetiva y subjetiva por haber tenido conocimiento y voluntad en la realización de esas acciones típicas, obrando con dolo directo en todos los casos”.

Además, la jueza también procesó por diferente participación en los mismos delitos a Ricardo Coronel, Guillermo Horacio Ornstein, Jorge Norberto Apa, Hugo Daniel Cammarota, Daniel Eduardo Ríos y Hugo Carlos Ramón Trasguerras.

Pese a los procesamientos, la jueza Vence consideró que no es necesario ordenar la prisión preventiva de los imputados al entender que “por el momento, no existen elementos objetivos que permitan suponer que Fernández Garello, Ríos, Tresguerras, Cammarota, Coronel, Ornstein y Apa (quien se encuentra detenido a disposición de los Tribunales Orales en lo Criminal Federal N° 1 y 4 de San Martín, bajo la modalidad de prisión domiciliaria) intentarán eludir el accionar de la justicia o entorpecer la presente investigación, más allá de la escala penal de los delitos reprochados”.

Las acusaciones sobre el fiscal general de Mar del Plata surgen a partir de una denuncia presentada por la Comisión por la Memoria junto al Serpaj, el Cels, Abuelas de Plaza de Mayo, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, la Asociación Judicial Bonaerense y la Federación Judicial Argentina, en 2016.

En concreto, los organismos de DDHH sacaron a la luz su posible rol dentro de la estructura represiva del terrorismo de estado, cuando se desempeñaba como oficial de la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires en la delegación de San Martín.

El primero de los hechos que es materia de acusación tiene como víctima a Jorge Oscar Bulacios, que, según la causa, fue detenido el 23 de julio de 1981 a las 11 en Villa Lynch, provincia de Buenos Aires por oficiales de la Brigada de Investigaciones III de San Martín en conjunto con oficiales subinspectores de la Dippba, entre los que se encontraba Fernández Garello.

Según se desprende de la causa, tras la detención, a Bulacio lo hicieron ingresar  a un baño y comenzaron a golpearlo y en el lugar secuestraron documentación y bibliografía. Como consecuencia de la detención, Bulacios fue trasladado por personas que no pudieron ser identificadas a la Brigada de Investigaciones III de San Martín, donde quedó alojado dentro de un pequeño cubículo muy chico, agachado y sentado con las rodillas para arriba. Desde ese lugar fue llevado a señalar los domicilios de otros integrantes del partido comunista.

Para ello, fue subido a un auto, y en un momento del recorrido, lo bajaron y lo amenazaron con ponerle la cabeza debajo de la rueda si no aportaba los datos solicitados, lo agarraron del hombro y le insinuaron que lo ejecutarían si no hablaba. Al regresar a la Brigada fue colocado en un calabozo cerrado, sin ventanas y allí fue interrogado por personal de la Dippba acerca de diferentes circunstancias de la actividad del partido. Finalmente, el 27 de julio de ese año fue llevado al Juzgado Federal de San Isidro, donde se le recibió declaración indagatoria, y finalmente el 28 fue dejado en libertad.

El segundo hecho que es materia de acusación tuvo como víctima a Ernesto Ramón Duarte, que, de acuerdo a la investigación, fue detenido el 23 de julio de 1981 a las 18.55 horas en San Miguel, provincia de Buenos Aires por oficiales de la Brigada de Investigaciones III de San Martín y por los oficiales subinspectores Eduardo Daniel Ríos y Fernández Garello de la Dippba como así también otras personas que no han podido ser identificadas.

Según se desprende de la causa, en el lugar se secuestró documentación, y Duarte fue golpeado dentro de un baño frente a lo cual se defendió. Tras ello, fue trasladado a la Brigada de Investigaciones III de San Martín, donde quedó alojado y fue interrogado acerca de diferentes circunstancias de la actividad del partido y le habrían aplicado pasajes de corriente eléctrica por diferentes partes de su cuerpo. Finalmente, el 27 de julio  fue llevado al Juzgado Federal de San Isidro donde se le recibió declaración indagatoria, y finalmente el 28 de julio fue dejado en libertad.

En el tercer hecho motivo de investigación, la víctima fue José Rolando Seitor, que fue detenido el 24 de julio de 1981 a las 2:30 en Grand Bourg, provincia de Buenos Aires, por integrantes de la Brigada de Investigaciones III de San Martín. Al ingresar a la vivienda, Seitor fue golpeado y se secuestró documentación. Tras ello, le dijeron que se abrigara ya que hacía frío, le colocaron una venda en los ojos, y lo subieron a un auto. Así, lo trasladaron a la Brigada de Investigaciones III de San Martín donde quedó alojado en primer lugar dentro de un calabozo pequeño y al día siguiente en otro calabozo en el que había más detenidos, donde se encontraban también Duarte y Bulacios.

Dentro de la Brigada fue interrogado por personas no identificadas pertenecientes a la Dippba acerca de diferentes circunstancias de la actividad del partido. El 27 de julio de ese año fue llevado al Juzgado Federal de San Isidro donde se le recibió declaración indagatoria, y finalmente el 28 de julio fue dejado en libertad.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS