sábado 28 de enero de 2023 - Edición Nº1515

#DeTodoUnPoco

Música

Coldplay, su historia y cómo llegó a hacer 10 River en Argentina

Repasamos el camino de la exitosa banda británica que terminó sacándole el récord a Roger Waters y tendrá una residencia en el Estadio de Nuñez.



Hace semanas que Coldplay es parte del vocabulario cotidiano nacional. Noticieros, redes sociales, conversaciones casuales. Hasta llegó a tener un dólar.

COLDPLAY empezó a gestarse en una residencia cercana a la Universidad de Londres, Inglaterra en 1996. En el Ramsay Hall de Maple Street se conocieron cuatro estudiantes que por entonces poco tenían que ver con la música profesional.

CHRIS MARTIN estudiaba historia; JON BUCKLAND matemática y astronomía; WILL CHAMPION antropología y GUY BERRYMAN ingeniería. Pero en los pasillos de la residencia tocaban la guitarra y cantaban más que cualquier otra cosa.

El 16 de enero de 1998 tocaron por primera vez los cuatro juntos frente a unas 100 personas como STARFISH, nombre que eligieron a las corridas únicamente para esa fecha ¿Cómo llegaron a ser COLDPLAY? Gracias a un compañero que les prestó el nombre que venía usando para su banda. Con título y todo, sacan su EP debut y dan su primer show oficial. Para 1999 lanzan su primer single, consiguen contrato discográfico, editan otro EP y tocan en el GLASTONBURY FESTIVAL por primera vez.

Con PARACHUTES, su primer trabajo, de a poco empezó a llegar el reconocimiento del público pero también de la industria que todavía no sabía bien donde encasillarlos pero ya les daba premios y todo. En estas primeras entrevistas de la banda se notaba que había un dilema con la fama repentina que estaban teniendo.

Después de esto llega su segundo disco del que salieron varios clásicos y con el que se fueron de gira por 5 continentes, ganaron otros dos Grammys y en 2004 se encerraron a grabar una vez más. 

X&Y, su tercer álbum, tuvo sus desencuentros. La grabación llevó mucho tiempo, los temas llegaron a tener hasta DIEZ VERSIONES y si bien fue el disco más vendido del mundo en 2005, parte de la crítica los destrozó. Pero digan lo que digan, Coldplay seguía metiendo hitazos.

“VIVA LA VIDA”, su cuarto álbum, inaugurando una etapa más madura de la banda y dando por terminada la trilogía anterior. Fue el disco más vendido del mundo en 2008 y llegó a marcar el récord por más descargas en plena época del ARES, pero no estuvo libre de polémicas. Al menos 4 denuncias por plagio le clavaron a este disco pero la más mediática fue la de los CREAKY BOARDS que alegaba que VIVA LA VIDA era una copia de - escuchen el nombre - THE SONGS I DIDNT WRITE.

En octubre de 2011 Coldplay aprovechaba el costado más electrónico de Brian Eno como productor y se mostraba más upbeat y un poco menos melancólico con su quinto álbum MYLO XYLOTO.

El disco estaba basado en una ficción creada por ellos que luego explicaron en una tira de comic, logró varias nominaciones a los Grammy, otro Glastonbury más como banda principal y hasta un feat con Rihanna. Pero a este trabajo que venía con un tinte más de celebración le siguió otro inspirado en la ruptura de Chris Martin con la actriz Gwyneth Paltrow, con quien había tenido 2 hijos. Se llamó GHOST STORIES y a pesar de que arrancaba bastante bajón, con la ayuda de Avicii cerraba un poco más arriba.

A un álbum de estas características solo le podía seguir otro full upbeat: este disco, titulado A HEAD FULL OF DREAMS, ya venía con otra vibe. Coldplay finalmente se asumía en sus canciones como una banda de estadios y sacaba provecho de eso.

Con esto se fueron no sólo al Glastonbury sino al halftime show del Super Bowl cerrando la gira con dos shows épicos en La Plata donde los teloneó Dua Lipa y hasta sonó "De Música Ligera". De ahí salió un doble álbum LIVE IN BUENOS AIRES que además del cover anterior incluía un tango que escribieron especialmente para Argentina.

Y acá, en pleno suelo argento, se empezó a gestar Y hasta GRABAR el próximo disco de la banda. EVERYDAY LIFE se tituló este trabajo que cuestionaba la humanidad y exploraba lo que las personas atraviesan hoy día en la Tierra. Con el objetivo de reducir su huella de carbono, Coldplay eligió quedarse en casa. La pandemia los obligó a seguir haciendo lo mismo, y para cuando aflojó un poco ya tenían nuevo disco y recursos para girar como querían.

MUSIC OF THE SPHERES es el último disco de la banda hasta la fecha y un poco reproduce el mood de celebración de A HEAD FULL OF DREAMS pero con una vuelta un poco más universal y menos ceñida a un género musical particular.

Todo esto es parte del fenómeno global en el que se convirtió Coldplay, que empezó siendo una banda sin un rumbo definido, que siempre trató todo como lo último que hacía porque solía estar al borde de desintegrarse y muchas veces hasta sentía que no tenía lo que hacía falta para estar donde estaba.

Hoy te clava 10 fechas en River sacándole el récord a Roger Waters y marcando historia en Argentina y en otras partes del mundo también. Si para 2025 llegan a dejar de sacar discos como tiró Chris Martin en una entrevista todavía es un misterio. Por ahora tenemos un par de fechitas por delante para disfrutar. 

Temas de esta nota:

MúSICACOLDPLAY

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

3