viernes 01 de julio de 2022 - Edición Nº1304

País

aniversario

A 67 años del bombardeo a la Plaza de Mayo: ¿Qué pasó ese día?

Con el propósito de derrocar al presidente Perón, el 16 de junio de 1955, las Fuerzas Armadas junto a sectores políticos y eclesiásticos, bombardearon espacios públicos y dispararon a la población civil. Como consecuencia, el ataque dejó un saldo de más de trescientas personas muertas y más de mil heridas.



El 16 de junio de 1955, un grupo de militares y civiles opositores intentaron derrocar al entonces presidente, Juan Domingo Perón. El ataque estuvo ideado por la Armada Argentina en complicidad con la Fuerza Aérea y fue el inicio de un golpe de Estado que se consumó exactamente tres meses después. El objetivo principal era asesinar a Perón y a los miembros de su gabinete para así poder tomar el poder. Sin embargo, la misión fracasó debido a que Perón, advertido por la posibilidad de un atentado, se refugió en el edificio del Ministerio de Ejército.

Este edificio estaba ubicado a 200 metros de la Casa Rosada, por lo que el presidente ya no se encontraba en ella al comenzar los ataques aéreos y el intento de asalto por fuerzas de tierra. El ataque fue caracterizado por un alto grado de violencia y odio político-social, así como por la impunidad de los responsables decretada por la dictadura que llegó después y la cual se autodenominó “Revolución Libertadora”.

Además, la particularidad de este hecho también radica en que pocas veces en la historia mundial miembros de las Fuerzas Armadas de un país, articuladas con sectores políticos y eclesiásticos, descargaron sus bombas y dispararon a la población civil para implantar el terror e intentar tomar el poder. Asimismo, en toda la historia argentina tampoco una ciudad había sido objeto de un bombardeo.

Según narra la historia, durante el atentado varios escuadrones de aviones -que llevaban el simbolo "Cristo Vence"- pertenecientes a la Armada Argentina bombardearon y ametrallaron con munición aérea de 20 mm la Plaza de Mayo y la Casa Rosada, así como el edificio de la CGT (Confederación General del Trabajo) y la entonces residencia presidencial. El bombardeo aéreo se realizó en sucesivas oleadas entre las 12:40 y las 17:40. La Casa Rosada, la Plaza de Mayo y sus inmediaciones (donde se registró el mayor número de víctimas), el Departamento Central de Policía y la residencia presidencial (ubicada donde hoy está la Biblioteca Nacional) fueron los principales objetivos.

Por otro lado, centenares de civiles armados -denominados “comandos civiles”- intervinieron en acciones colaterales como la ocupación de Radio Mitre, a través de la cual se lanzó una proclama que daba por muerto al General Perón.

El propósito del complot entre las fuerzas -si lograban asesinar al presidente de la Nación- era instaurar un triunvirato civil integrado por Miguel Ángel Zavala Ortiz (dirigente de la UCR), Américo Ghioldi (dirigente del Partido Socialista) y Adolfo Vicchi (del Partido Conservador). La maniobra terrorista además comprendía la agresión contra civiles desarmados que pudieran alzarse en defensa de un gobierno constitucional que contaba con un impresionante apoyo popular, como era el peronismo.

Como consecuencia, la masacre dejó un saldo de más de trescientas personas muertas y más de mil heridas, entre civiles y militares. Se dice que lanzaron más de cien bombas con un total de entre 9 y 14 toneladas de explosivos. Luego de efectuadas las descargas, también se supo que los aviones atacantes fueron a buscar refugio a Montevideo, Uruguay.

Cabe destacar que, durante décadas, el Bombardeo a Plaza de Mayo fue ignorado a lo largo de la historia argentina. Sin embargo, recién en el año 2005, por iniciativa del presidente Néstor Kirchner, la Secretaría de Derechos Humanos inició una investigación sobre el ataque perpetrado el 16 de junio de 1955.

Luego, en 2008, durante el primer mandato de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, se inauguró el primer monumento oficial en homenaje a las víctimas del Bombardeo, ubicado en las inmediaciones de la Plaza de Mayo. Un año después se sancionó la ley 26.564, que otorgó el derecho a percibir indemnizaciones a las víctimas del ataque.

 

El ataque a color

En 2020, el usuario de Twitter @AndresJonesSJ compartió un video en el que, utilizando inteligencia artificial, logró darle color al registro del bombardeo perpretrado en el 55. Desde entonces, dicho video empezó a viralizarse por el impacto que generan las imágenes. 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

3