sábado 02 de julio de 2022 - Edición Nº1305

#DeTodoUnPoco

Ciencia y Salud

Una pregunta que seguro alguna vez te hiciste: ¿Qué hay detrás de las pesadillas?

Según un estudio realizado por la Universidad de Birmingham (Reino Unido) en Reino Unido, cuando los adultos mayores comienzan a experimentar pesadillas podrían estar mostrando los primeros signos de la enfermedad de Parkinson.



La nueva investigación demuestra que los individuos que experimentan malos sueños de forma regular o frecuente tienen el doble de probabilidades de ser diagnosticados posteriormente con Parkinson que los que no lo tienen pesadillas regulares.

Ya han habido varios estudios anteriores que demostraron que las personas con la enfermedad de Parkinson experimentan pesadillas sueños con más frecuencia que los adultos de la población general. Sin embargo, la novedad de este estudio radica en el uso de las pesadillas como indicador de riesgo para el Parkinson, ya que había sido considerado anteriormente.

El Dr. Abidemi Otaiku, el autor principal del estudio señala que, «aunque puede ser realmente beneficioso diagnosticar la enfermedad de Parkinson de forma temprana, existen muy pocos indicadores de riesgo y muchos de ellos requieren costosas pruebas hospitalarias o son muy comunes e inespecíficos, como la diabetes».

Además añade que «Aunque tenemos que llevar a cabo más investigaciones en este ámbito, identificar el significado de los malos sueños y las pesadillas podría indicar que los individuos que experimentan cambios en sus sueños en la edad avanzada -sin ningún desencadenante- y deberían buscar consejo médico».

El equipo de investigación utilizó datos de un gran grupo de personas de Estados Unidos. El estudio contiene datos de un periodo de 12 años 3818 hombres mayores que vivían solos.

Al principio del estudio, completaron una serie de cuestionarios, una de las preguntas era sobre la calidad del sueño. Se siguieron los casos de los participantes que informaron de pesadillas al menos una vez a la semana para ver si eran más propensos a ser diagnosticados con la enfermedad de Parkinson.

Durante ese período de seguimiento, se diagnosticaron 91 casos de Parkinson. Y los investigadores descubrieron que los encuestados que tenían pesadillas frecuentes tenían el doble de probabilidades de desarrollar la enfermedad en comparación con los que no los tenían. La mayoría de los diagnósticos ocurrieron en los primeros cinco años del estudio.

Los resultados del estudio sugieren que los adultos mayores que aún no hay sido diagnosticados con Parkinson son propensos a experimentar pesadillas unos años antes de desarrollar los rasgos característicos del Parkinson, como por ejemplo, temblores, rigidez y lentitud de movimiento

El estudio también revela que nuestros sueños pueden demostrar información importante sobre la estructura y el funcionamiento del cerebro y que pueden resultar un objetivo importante para la investigación neurocientífica.

Por eso, los investigadores planean utilizar la electroencefalografía (EEG) para estudiar las razones biológicas de los cambios en los sueños. También tratarán de reproducir los resultados en grupos de población más amplios y diversos, para explorar los posibles vínculos entre los sueños y otras enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Temas de esta nota:

SALUDCIENCIAPESADILLAS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

3