sábado 02 de julio de 2022 - Edición Nº1305

Municipios

Política

En la cuarta sección hay ruidos, nueces y cambalache de cara al 2023

Las disputas internas entre los socios de Juntos por el Cambio se hacen, cada vez, más notorias en una sección donde los seguidores de Mauricio Macri y Gerardo Morales se miden de cerca para en el futuro disputar el liderazgo del frente.



La cuarta sección es el tradicional escenario de disputas PRO entre “monzoistas” y el “jorgemacrismo”, además de ser un histórico baluarte radical. Últimamente se encuentra álgida entre los seguidores de Mauricio Macri y Gerardo Morales.

Por el lado de la UCR, según fuentes cercanas a este medio, hay malestar por los lugares que en las listas se les otorgó a los “monzoistas”, tanto en la sección como en los distritos y hoy “coquetean” con el macrista más cercano. Para colmo los militantes del centenario partido tienen los problemas de su propia interna, que son evidentes en varias ciudades, por ejemplo, Vedia.

Por el lado del PRO, todo es una ida y vuelta, los radicales dejaron de lado a los macristas que integraron en las pasadas elecciones las listas de “Dar El Paso”. Además, muchos “amarillos” que acompañaron por "obediencia debida" a Monzó y por la “muñeca política” del senador Marcelo Daletto (cercano a Bullrich), hoy hacen mil piruetas para reintegrarse al macrismo, buscando padrinos y dejando atrás a la sociedad con la UCR.

De hecho, algunos dirigentes ya están militando abiertamente en las tropas de Cristian Ritondo; otros buscan pista con Patricia Bullrich y Javier Iguacel. No hace mucho, el Intendente de Capitán Sarmiento, acompañado por la exsenadora Felicitas Beccar Varela, desembarcaron en tierras de Guillermo Britos en Chivilcoy, y le agregaron pimienta al revolucionado escenario.

Sin embargo, otros dirigentes tímidamente intentan acercamientos con los hombres y mujeres de Jorge Macri, representados por Mauricio Vivani (9 de Julio) y Laura Ricchini (Junín); y los más desorientados una semana están con uno, y a la siguiente con otro para más tarde terminar participando de plenarios con una tercera alternativa.

Está a la vista que todo vale para volver a “pintarse de amarillo”, aunque ni eso pueda tomarse como una certeza y verdad absoluta a mediano plazo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

3