sábado 21 de mayo de 2022 - Edición Nº1263

#DeTodoUnPoco

Salud

El coronavirus se está propagando en ciervos. ¿Qué significa para la pandemia?

Cientos de venados en América del Norte dieron positivo por SARS-CoV-2 y los científicos buscan averiguar cómo llegó el virus a estos animales.



Durante décadas, investigadores estuvieron trabajando junto a cazadores como parte de la vigilancia de la vida silvestre para controlar las poblaciones de ciervos y rastrear la propagación de enfermedades infecciosas, como la emaciación crónica y la tuberculosis bovina. Pero en estos días, informó Nature, también estuvieron buscando el virus que causa el COVID-19 en humanos.

Según informaron, descubrieron una infección generalizada en el venado de cola blanca (Odocoileus virginianus) en América del Norte, con cientos de animales infectados en 24 estados de EE. UU. y varias provincias canadienses. Ahora, quieren entender cómo el virus llega a los ciervos, qué sucede a medida que se propaga entre ellos y qué riesgo podrían representar estas infecciones para otros animales salvajes y para los humanos.

Las variantes que circulan en los ciervos generalmente reflejan las que se propagan en los humanos que viven cerca, pero algunos estudios sugieren que el SARS-CoV-2 en la naturaleza ya podría estar explorando nuevas vías de evolución.

Por eso, a la par que buscaron estimar la edad de los ciervos revisando sus dientes y tomando medidas de sus astas, los investigadores les insertaron en las fosas nasales hisopos para detectar ARN viral. Luego, recolectaron de ellos sangre para verificar si había anticuerpos contra el virus. Todo esto desde el inicio de la pandemia.

Sin embargo, hasta diciembre de 2020 todas las muestras daban negativas. Fue al año siguiente cuando comenzaron a aparecer los primeros resultados positivos y, junto con esto, mutaciones que confirmaban que los ciervos estaban propagando la infección entre ellos.

Desde entonces, se encontraron ejemplares que dieron positivo para Covid en 24 de los aproximadamente 30 estados de EE. UU. donde se realizó el muestreo, así como en las provincias canadienses de Quebec, Ontario, Saskatchewan, Manitoba, New Brunswick y British Columbia.

Cómo se infectan los ciervos todavía es un misterio. Los científicos creen que el contacto directo, por ejemplo, cuando las personas acarician o alimentan a los animales con la mano, podría ser una manera. Por otro lado, también está la cuestión de que el venado de cola blanca vive muy cerca de las personas en los pueblos y ciudades de América del Norte: se adaptaron bien a vivir alrededor de los humanos, cerca de sus casas, deambulando por las calles y hasta explorando los campus universitarios. 

Otra ruta de infección podría ser ambiental. Aunque las superficies contaminadas no implican un riesgo importante para las personas, sospechan que los ciervos podrían contraer el virus al hundir sus narices en máscaras desechadas o (más improbable) al tragar flores y vegetales de jardín sobre la que los humanos estornudaron, por ejemplo.

Finalmente, otras posibles explicaciones tienen que ver con el agua contaminada que termina en las fuentes de agua de los animales; o bien que otras especies, como los gatos salvajes o los visones, podrían servir como intermediarios para la transmisión.

Para los investigadores, es probable que el contagio se haya dado por más de una vía; y ahora lo que preocupa es que los ciervos puedan convertirse en un reservorio de SARS-CoV-2, es decir, un "hogar" permanente para el virus que pueda funcionar como fuente regular de brotes en otros animales, incluidos los humanos (ago similar a lo que pasa con los camellos, por ejemplo, que son un reservorio natural del coronavirus MERS-CoV que provoca el síndrome respiratorio de Oriente Medio, y de vez en cuando salta a las personas).

A su vez, preocupa que el SARS-CoV-2 en los ciervos pueda mutar, recombinarse con otros coronavirus e incluso evolucionar para infectar mejor a otros animales como ovejas, cabras y vacas que comparten pastos con ciervos.

Al momento, no hay suficiente evidencia para confirmar que los ciervos puedan ser un caldo de cultivo para variantes peligrosas y, mientras tanto, se están planeando más estudios experimentales para ver si variantes como Omicron y Delta se comportan de manera diferente en los venados de cola blanca y qué otros animales salvajes son susceptibles.

Temas de esta nota:

SALUDCORONAVIRUSCIERVOS

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: