domingo 01 de agosto de 2021 - Edición Nº970

País

“Necesitamos con urgencia la creación del Colegio de Optómetros”, declaró el ex legislador Fernández

El ex senador de Tres Arroyos dialogó con InfoMiba sobre la necesidad de una ley que regule la optometría. El referente del FpV-PJ de la Sexta Sección Electoral, también, habló de las consecuencias que tendría el desembarco de Farmacity en la provincia de Buenos Aires. La ley de farmacias, el caso Chileno y el oligopolio en el mercado de los medicamentos.



Roberto Fernández (57), oriundo de Tres Arroyos, fue senador por la Sexta Sección Electoral durante el período 2007-2011. Presidió la Comisión de Comercio Interior, Pequeña y Mediana Empresa durante ese tiempo. En julio del 2015, asumió como diputado provincial por unos meses reemplazando a Ricardo Moccero, quien se tomó licencia para volver al cargo de intendente de Coronel Suarez.

En diálogo con InfoMiba, luego de haber brindado una charla en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata por el tema de la optometría y las farmacias, Roberto Fernández aclaró: “Cuando estuve como senador, presenté un proyecto para la creación del Colegio de Optómetros, los cuales son proveedores de la salud primaria. También, me preocupé por un proyecto para reglamentar las franquicias de las cadenas de farmacias en la provincia de Buenos Aires, con el propósito de impedir el desembarco de las grandes cadenas. El mismo, busca defender los laboratorios más pequeños y a las farmacias independientes”.

InfoMiba: -¿Por qué es importante la creación del Colegio de Optómetros en Buenos Aires?-

RF:-Optometria es una carrera que brinda la Universidad Nacional de La Plata y requiere de un colegio y de una ley para regular el funcionamiento profesional. A su vez, el Colegio de Ópticos necesita de una ley similar a la ley de farmacias que es la 10606. A mi entender, es necesario que conste de los tres puntos fundamentales que tiene la norma farmacéutica. Ellos son: 1) Que las ópticas no puedan ser sociedades anónimas. 2) Tener en cuenta la densidad poblacional para la instalación 3) Establecer la distancia mínima entre una de otras, para garantizar, como prestadora de salud, lo mismo que en el caso de las farmacias. De esta manera, se garantiza que estén presentes en los 135 municipios y no solamente en aquellos lugares donde hay más poder adquisitivo y densidad poblacional.

En este sentido, quiero aclarar que no estamos hablando solamente de los anteojos para sol, sino de los recetados y los de contacto. La optometría es mucho más que las mediciones-.

InfoMiba: - ¿Por qué no avanzó este proyecto en la Legislatura? -

RF: -Estos proyectos tienen una implicancia económica muy importante. No hay que olvidarse lo que pasa con las farmacias, especialmente, a partir del año 2002 con la sanción de la ley de remedios genéricos, popularmente, conocida como “Ley Gines González García”.

A partir de este momento, se cambia el eje de la fuerza de la negociación. Antes de la ley, normalmente, los visitadores médicos se encontraban con los profesionales de la salud y estos recetaban los medicamentos que iba a tomar cada paciente. Es decir, era el médico con acuerdo de los laboratorios, quien instaba al paciente tomar determinado medicamento.

Cuando nace la ley de los genéricos, que produce un abaratamiento de los medicamentos, quien tiene la posibilidad de determinar qué laboratorios recomienda o vende es el farmacéutico y no el médico. Entonces, se desata una guerra entre laboratorios y las cadenas de farmacias.

En nuestro país, se intenta ir al modelo chileno. El mismo funciona con tres o cuatro cadenas que tienen la importación, fabricación, distribución y comercialización de todos los medicamentos. Esas tres cadenas son Farmacias Cruz Verde SA, Farmacias Ahumada y Salcobrand. Es decir, los laboratorios están asociados a las cadenas de farmacias.

Salvo Ahumada, que es una trasnacional, las otras dos son de capitales chilenos. Estas tres cadenas se carterizaron y determinaron el precio de todos los medicamentos logrando suculentas ganancias. Ya no existe competencia entre cadenas de farmacias y los laboratorios.

En el año 2015, fue el JP Morgan quien se interesó en que las dos compañías de capitales chilenos se vendiesen a compañías trasnacionales. Acá, en Argentina nosotros conocemos a algunos CEOS de este banco. El JP Morgan es la empresa que contactó a los trasandinos con la segunda empresa en venta de medicamentos en Estados Unidos que es ni más ni menos que WalMart. Acá, la conocemos por los supermercados, pero el negocio en el norte es otro. A nuestro país, lo quieren llevar a ese modelo. En la actualidad, Farmacity, cadena fundada por el funcionario del Gobierno Nacional Mario Quintana, junto a la cadena de farmacias Vantage tienen el 50 por ciento del mercado de la venta de medicamentos en Capital Federal-.

Según información consultada por InfoMiba, Cruz Verde, Ahumada y Salcobrand controlan casi la totalidad del mercado chileno. En sus locales, se venden 9 de cada 10 medicamentos que consumen los habitantes del país vecino.

Ahumada pertenece al grupo internacional Alliance Boots. En 1980, en Chile había 1900 farmacias independientes; hoy, apenas alcanzan a 600, mientras que las tres cadenas mencionadas anteriormente manejan cerca de mil farmacias.

El negocio de las farmacias se ha ido diversificando, desde la original venta de medicamentos, pasando por productos de higiene y belleza, a otros de consumo más diverso.

InfoMiba:-¿Cuáles son los aspectos más importantes del modelo argentino?-

RF:-El modelo argentino establece, por ejemplo, que una farmacia no se puede instalar en un radio menor a 300 metros de otra que se encuentre funcionando. De esta manera, la comercialización llega a casi todos los rincones del país; incluso, en aquellas ciudades más pequeñas tienen al menos un Botiquín de Farmacia. Además, está prohibido que sean sociedades anónimas. Acá, en algunas zonas se está dando una carterización. Por ejemplo, en Mendoza se instaló la cadena Farmacity.  Cuando la provincia se dio cuenta de que las farmacias estaban en vías de extinción sacaron una ley provincial en donde limitaba las franquicias de las grandes cadenas de farmacias-.

En el año 2012, Carrefour decidió vender sus farmacias a la cadena Vantage ante la imposibilidad del holding de expandir sus cadenas, por las fuertes regulaciones en el mercado farmacéutico. La inversión del grupo en este rubro implicó la apertura de algunos locales en la Capital Federal, pero nunca pudo hacer pie en la provincia de Buenos Aires.

Tres años más tarde, las farmacias Vantage, que pertenecían al laboratorio Biosidus, se vendieron al grupo “Soy tu farmacia”, que comanda la familia Lluibaroff. El grupo comprador comenzó su actividad en Quilmes y luego se extendió.

Vantage logró expandirse en 1990 y llegó a contar con 150 comercios, gracias a la imitación del drugstore norteamericano en sus locales. Las razones de la venta, según adujeron sus propietarios, obedeció a que no podían competir con la cadena Farmacity, la cual en la actualidad tiene más de 200 locales en el país.

InfoMiba: - ¿Qué consecuencias traería el desembarco de Farmacity en la Provincia? -

RF:-En el 2009, presente el proyecto de la ley de franquicias de farmacias, el que logró media sanción en senadores y nunca se aprobó en diputados. Muchos colegas me decían que estaba haciendo millonario a muchos legisladores como consecuencia del lobby en aquel momento. Se buscaba evitar las franquicias en la provincia de Buenos Aires y le ponía un freno al desembarco de Farmacity.

Hoy vuelven con toda la carga. En todas las instancias judiciales, Farmacity no obtuvo un fallo favorable que le permitiera modificar la ley de farmacias, especialmente, en el tema vinculado a las sociedades anónimas. En las presentaciones judiciales, ellos llegaron hasta la Suprema Corte de Justicia de la Provincia y perdieron. El abogado patrocinante de la mencionada cadena de farmacia era el nuevo juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Carlos Rosenkrantz. La gobernadora María Eugenia Vidal dijo que se va a correr de este tema, que no va a intervenir, y lo irá a resolver la Corte Suprema de Justicia de la Nación, dándole tratamiento por encima de los poderes de la Provincia. Rosenkrantz se excusó.

Un desembarco de Farmacity en la Provincia generaría lo mismo que ocurre con las grandes cadenas de supermercados que contribuyeron a la eliminación de los pequeños comercios, pymes y almacenes. Las empresas más grandes van comprando a las más chicas. En todos los rubros, se genera una concentración, determinando que una o dos empresas sean las rectoras del mercado. Lo mismo pasaría con las farmacias y las ópticas, desapareciendo la mayoría de las pequeñas y medianas. Es más, podría a llegar a desaparecer la carrera de farmacia. Yo voy más allá de lo comercial. Las cadenas farmacéuticas te van a vender desde una gaseosa, un caramelo, un medicamento, un par de anteojos, una olla hasta podrán realizar cargas de tarjetas para el transporte o incluso cobrarte los impuestos. Pasan a formar parte de un hipermercado y no se va a justificar a un profesional verificando la comercialización de los medicamentos. En las ópticas, en algunos países del mundo, ya están los anteojos recetados y realizados en forma estándar. Lleva a la desaparición del cuidado de la salud porque un farmacéutico común no lo puede hacer-.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: