lunes 19 de abril de 2021 - Edición Nº866

Provincia

Interna partidaria

El peronismo que se viene

El Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires mueve las piezas del tablero, y da inicio a la discusión para los cargos partidarios.



A un año de que finalice la gestión de Fernando Gray, el hombre de Esteban Echeverría, como conductor del PJ bonaerense, dentro del peronismo empezó a emerger con fuerza la figura de Máximo Kirchner como el sucesor del partido gobernante.

De esta manera, los protagonistas comienzan a delinear el panorama electoral. La puja de poderes partidarios es crucial para la discusión de quiénes serán las y los candidatos en este 2021. El intendente Fernando Gray, imprimió su sello dentro del PJ formando parte, junto con otros, como el intendente de Hurlingham, Juan Zabaleta; de Morón, Lucas Ghi y de Merlo, Gustavo Méndendez , de la camada de jóvenes dirigentes que renovaron la imagen del partido.

El balance de Gray da positivo. Logró una conducción flexible pero sobre todo mantener la unidad del peronismo: sumó al grupo de Sergio Massa y a La Cámpora lo que fortaleció al partido en las elecciones  del 2019.

Con la ley que prohíbe las reelecciones, el actual presidente del PJ bonaerense, no podrá volver a presentarse como intendente en Esteban Echeverría, por lo tanto, puede aspirar a una candidatura legislativa.

La pretensión de Máximo Kirchner tiene el apoyo de los intendentes del conurbano, como Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora; Mario Ishii de José C. Paz; Nicolás Mantegazza, de San Vicente; Cristian Cardozo, del Partido de La Costa, y supone cierta fractura del bloque de intendentes del conurbano que históricamente funcionó como bloque homogéneo.

A los intendentes los afecta la ley que les impide renovar sus intendencias; por lo tanto, La Cámpora  puede pretender colocar a sus candidatos. Entonces, Máximo Kirchner como jefe del peronismo de la provincia de Buenos Aires, serviría en ese objetivo.

No es dato menor advertir que en esta puja, el rol de Alberto Fernández y Axel Kicillof es periférico y con incidencia mínima.  

Más allá de una confrontación, seguramente, buscarán negociar para salvar los intereses de ambos sectores. ¿Se conformarán todos y todas?

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO: