jueves 06 de agosto de 2020 - Edición Nº1596

Municipios | 6 jul 2020

San Pedro

Crean un respirador artificial con tecnología 3D para que sea usado contra la pandemia de coronavirus

En declaraciones a InfoMIBA, Matías Abeledo, médico de San Pedro, brindó detalles sobre el equipo médico diseñado con Andrés Calvo, quien es vecino y constructor de elevadores náuticos en la ciudad. La idea es que la iniciativa sea una alternativa para que pacientes con COVID-19 puedan utilizarlo en el hospital del municipio.


En tiempos donde la pandemia de coronavirus afectó a todos los países del mundo, y en los que Argentina no fue la excepción, la solidaridad de algunas personas para ayudar a otras también dicen presente en el actual contexto social y sanitario que atraviesa el país. Un ejemplo de esa virtud lo reflejan Matías Abeledo, médico cardiólogo del Hospital de San Pedro, y Andrés Calvo, constructor de elevadores náuticos, quienes desarrollaron un respirador artificial para que pacientes afectados por el COVID-19, lo puedan utilizar en el centro de salud de la ciudad.

“El proyecto surge por la idea de un vecino que, en realidad se dedica a la construcción de elevadores náuticos y otras maquinarias. Viendo distintos videos en la web sobre el contexto del COVID-19 se le ocurre la idea de crear un respirador con tecnología 3D”, reveló el profesional de la salud a InfoMIBA.

Además, explicó que al basarse “en distintos proyectos de la web, Calvo decide crear su propio equipo a través de distintos softwares”, para el que lo contactó.

“Al vivir en frente de mi casa, nos ponemos en contacto y un día me dice que si lo podía ayudar a ajustar los parámetros mecánicos del respirador. Le dije que la idea me interesaba y así empezamos con este proyecto que nos llevó, aproximadamente, mes y medio en desarrollar el primer equipo”, aseguró.

No obstante, Abeledo aclaró que la iniciativa “no tiene ningún fin de lucro y tampoco rédito económico” al asegurar que Calvo “es quien gasta en todos los materiales, con el único objetivo de donarlo al Hospital de San Pedro, en el contexto de la pandemia y a la espera del pico de casos”.

Y agregó: “En el caso de que se nos agotara el número de respiradores, tratamos de buscarle una alternativa. El proyecto consiste en partes plásticas hechas con impresoras 3D y después tiene un software, del cual están todos los planos a disposición para quien lo desee para que lo pueda replicar en cualquier parte del país y del mundo”.

Por su parte, el especialista en cardiología aseguró que el proyecto del respirador mecánico tuvo el respaldo de la Secretaría de Salud de San Pedro. “Estuvimos en contacto con el secretario de nuestro municipio, el doctor Guillermo Sancho, quien estuvo interesado en el proyecto”, confirmó a este medio.

“Cuando empezamos con esto, no teníamos casos, que era donde teníamos más posibilidad de estar en contacto. Actualmente tenemos, aproximadamente, 60 casos y entonces él se dedicó más al trabajo en el terreno, mientras que con Andrés nos dedicamos al equipo”, confesó el cardiólogo.

Además, aseveró que las autoridades de la comuna “están notificadas del equipo junto con la coordinación municipal de la parte de modernización del Municipio”, y subrayó que “el equipo fue probado en un muñeco que se utiliza para realizar RCP (Reanimación cardiopulmonar) , y después con distintos parámetros para saber qué volumen administra y la frecuencia respiratoria”. “Está testeado como un equipo seguro con todas sus alarmas de presión que debe tener”, destacó Abeledo.

Y agregó: “De todos los que vi, es uno de los más completos que hay. Es una idea de Andrés, quien si ser médico, me invitó al proyecto y en el que participé un 20 por ciento. El resto es de una persona que no tiene conocimiento en medicina, pero sí muchas ganas de ayudar”.

En tanto, Abeledo precisó que el equipo médico “ya está probado”, y aguardan por los permisos correspondientes del Ministerio de Salud o de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) para poder habilitarlo y pueda ser utilizado en personas.

“Lo pusimos a funcionar durante 24 horas y anda muy bien. Ahora, el paso siguiente sería conseguir la autorización a través del Ministerio de Salud o de la ANMAT para poder hacer alguna prueba en pacientes. Este tipo de equipos puede rondar entre unos 30 y 50 mil pesos. Es algo económico que no sustituye a un respirador de terapia intensiva, sino que es una alternativa”, sintetizó.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS