jueves 09 de abril de 2020 - Edición Nº1477

Notas de Opinión | 13 dic 2019

Opinión

Alerta amarilla en el sistema previsional bonaerense

Por Juan Carlos Juárez, especialista en Seguridad Social y ex Diputado, Miembro de la Red Interamericana de Bienestar/ CISS.


La caja de Jubilaciones de la Provincia de Buenos Aires cierra 2019 con un déficit de 25.000 millones: ¿Qué tendrá que resolver la próxima gestión?

Los sistemas previsionales de todas las latitudes están en dificultades, por la mayor esperanza de vida, sumado el avance tecnológico que genera en esta primera fase, menor demanda de empleabilidad. Resultado, más años de percepción de haberes Jubilatorios, menor cantidad de aportantes.

Ahora bien, en el caso de la Caja de Jubilaciones de la provincia de Buenos Aíres, que administra el IPS (Instituto de Previsión Social), con un presupuesto previsto de 140.000 millones, se ha llegado a una situación de déficit proyectado de más de 20.000 millones y a junio del presente ejercicio, se han utilizado todas las letras que le daban un superávit en otros tiempos.

Es importante resaltar que el funcionamiento del instituto en todo concepto no demanda ni el 1% del presupuesto como erogación, lo que lo convierte en uno de los organismos de seguridad social de la Argentina de menor gasto administrativo. ¿Cómo se llegó a esto?

En 2013 la administración Scioli comenzó una política de no respetar la tasa de sustitución ante la jubilación de cada agente provincial y lo mismo hacían los municipios, contratando personal en la modalidad de locación de servicios u obra, mediante facturación por monotributo, esto significó que el sistema se fuera desfinanciando.

A partir de 2016 esta política de contratación se agudizó aún más en la gestión de María Eugenia Vidal, llevando al sistema a una situación muy débil en la relación de activos frente a los pasivos en promedio a 2.7 aportantes por cada jubilado o pensionado.

El sistema funcionaba con una relación de 3,6 a 1, esa situación fue la que permitió que el instituto tuviera superávit antes. El déficit también tuvo origen en el uso discrecional de los fondos jubilatorios por parte del Gobierno de Vidal, para cubrir los problemas financieros y económicos de la provincia, obviamente pagando intereses muchos más bajos que los que abona por los créditos internacionales.

Para resolver esta situación, es necesario que haya un sinceramiento con el personal contratado y se lo vaya incorporando a la planta permanente, para recuperar aportantes, en forma ordenada, tanto a nivel provincial, como municipal. Estás y otras acciones deben ser puestas en funcionamiento para proteger el sistema de jubilaciones Bonaerense.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS