miércoles 19 de septiembre de 2018 - Edición Nº909
Infomiba » Notas de Opinión » 18 jul 2017

La represión a los trabajadores es la antítesis del diálogo y de la democracia

Por Jorge Sarno- Secretario Adjunto de UPCN seccional Pcia de Buenos Aires y Director Gremial del IPS


TAGS: UPCN, JORGE SARNO

Lejos de lo que pretenden sostener los encumbrados funcionarios del gobierno, cuya ceguera social se ha acentuado, el desalojo de la fábrica Pepsico S.A no es, meramente, una cuestión judicial frente a la “comisión de un delito” por parte de los trabajadores;  la toma de la fabrica constituye una problemática social con inevitables e injerentes consecuencias políticas. Y es en esta cuestión donde se les nubla la mirada y tratan de desentenderse alejando que solo dieron cumplimiento a un fallo judicial.

Un gran líder político contemporáneo, que no mencionare a fin de no herir susceptibilidades decía con justeza y claridad, que la política cuando no es dialogo es violencia. Y esto claramente es lo que quedo evidenciado en la brutal represión que sufrieron los trabajadores de Pepsico S.A.

Por esas ironías de la política, todos los candidatos en campaña salieron a repudiar desde la retorica los hechos ocurridos pero no se vio a ninguno al lado de los trabajadores levantando la bandera de sus derechos. ¿Quién puede pensar que los más de 600 compañeros despedidos sostuvieron, durante semanas día y noche, la ocupación del predio solo por gusto? ¿Quién piensa que detrás de cada uno de ellos, hay una familia, una historia de vida, infinidad de necesidad y por sobre todo dignidad?

Los obreros de la Pepsico defendieron, hasta último momento y aun a costa de su integridad física, nada menos que su derecho a trabajar, que no es otra cosa que su dignidad sabiendo que el cierre de la planta no responde a problemas de naturaleza económica sino a un reordenamiento de su estructura ligado a la finalidad de reducir costos, lo que en criollo llamamos “AJUSTE”.  Resulta irrisorio que una multinacional que en el último año obtuvo ganancias por 1.800 millones de dólares, alegue “problemas económicos” para justificar tan desafortunada medida.

Pero es imperioso hacer hincapié en el meollo de la cuestión que es donde el gobierno se confunde, la cuestión es política porque el estado pierde su esencia al dejar de cumplir con su rol de mediador entre los intereses de los trabajadores y los empresarios, cuyo fundamento es una relación por naturaleza desigual.  

Serán infructuosos todos los esfuerzos por disciplinar a la clase obrera a través de la fuerza, porque el fin que los moviliza es la defensa de su fuente de trabajo, de su dignidad como personas. La síntesis es clara: un gobierno que mira para otro lado, que no arbitra en el conflicto de interés, que se desentiende de las consecuencias sociales que genera la injustificada medida, trabajadores en la calle defendiendo lo más preciado que tienen, represión como método de disciplinamiento… y si! COMO LA POLITICA BRILLO POR SU AUSENCIA, MENOS AUN FUE DIALOGO ENTONCES FUE VIOLENCIA Y LA VIOLENCIA SE RETROALIMENTA CON MAS VIOLENCIA…. TRISTE REALIDAD LA DE NUESTRA ARGENTINA FORJADA CON EL ESFUERZO DE LOS TRABAJADORES.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS